Las ONG ilegalizadas por el régimen de Daniel Ortega denunciaron la expropiación de sus instalaciones en Nicaragua

Las oficinas de la organización feminista La Corriente, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos y la Fundación Popol Na pasaron a dominio estatal sin previo aviso

Guardar

Nuevo

Una persona camina por una calle con la imagen de fondo de Daniel Ortega y Rosario Murillo (EFE/Jorge Torres/Archivo)
Una persona camina por una calle con la imagen de fondo de Daniel Ortega y Rosario Murillo (EFE/Jorge Torres/Archivo)

Un grupo de ONG ilegalizadas, entre ellas la organización feminista La Corriente, denunciaron este viernes el “despojo” de sus instalaciones, en Managua, por parte del régimen de Daniel Ortega.

La Corriente denuncia ante la ciudadanía nicaragüense y la comunidad internacional que el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo el día de hoy, 8 de julio, acaba de concretar el despojo del local propiedad de nuestra asociación”, informó esa organización en una declaración pública.

Horas antes de la denuncia las integrantes de La Corriente habían avisado que la sede estaba rodeada de policías.

La denuncia sobre la acción gubernamental, que no ha sido comentada por las autoridades, ocurre dos meses después de que la Asamblea Nacional (Parlamento), bajo el control de los sandinistas, cancelara la personalidad jurídica de La Corriente y decenas de ONG, a petición del régimen de Ortega.

A todas luces la cancelación de nuestra personalidad jurídica y la toma de nuestras instalaciones es un acto ilegal que atenta contra la libertad de asociación contenida de la Constitución”, señaló La Corriente, que por casi 30 años defendió los derechos de las mujeres y promovió los “valores democráticos”.

Un vehículo policial pasa frente a la sede de la Academia Nicaragüense de la Lengua, cerrada luego de que el parlamento del país, controlado por aliados de Daniel Ortega, cancelara decenas de organizaciones no gubernamentales (REUTERS/Maynor Valenzuela/Archivo)
Un vehículo policial pasa frente a la sede de la Academia Nicaragüense de la Lengua, cerrada luego de que el parlamento del país, controlado por aliados de Daniel Ortega, cancelara decenas de organizaciones no gubernamentales (REUTERS/Maynor Valenzuela/Archivo)

LOS LOCALES PASAN A MANOS DEL ESTADO

Una denuncia similar fue divulgada este viernes por diferentes activistas sobre la sede de la ONG ambientalista Centro Humboldt, cuya personalidad jurídica fue cancelada en marzo pasado, pero sus integrantes, que desde el cierre suelen informar en redes sociales, no se han pronunciado.

Organizaciones como el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) o Fundación Popol Na, corrieron la misma suerte después de ser ilegalizadas y sus oficinas pasaron a dominio estatal sin previo aviso.

En Nicaragua, con el voto de los sandinistas, se han ilegalizado 858 Organizaciones No Gubernamentales (ONG), de más de 6.000 existentes.

Estas medidas son promovidas por el régimen desde diciembre de 2018, ocho meses después de que estallara una revuelta popular -originada por unas controvertidas reformas a la seguridad social- calificada como intento de golpe de Estado por el mandatario Ortega.

Personas pasan frente a la ONG Misioneras de la Caridad de Madre Teresa de Calcuta en Managua. Fue cerrada por el régimen (EFE/Jorge Torres/Archivo)
Personas pasan frente a la ONG Misioneras de la Caridad de Madre Teresa de Calcuta en Managua. Fue cerrada por el régimen (EFE/Jorge Torres/Archivo)

NIEGAN INGRESO A CARAVANA

La Articulación de Movimientos Sociales (AMS), que aglutina a 60 organizaciones de la sociedad civil nicaragüense, conectó lo ocurrido en Managua con el intento de ingreso al país de organismos, activistas, diputados y políticos de la izquierda latinoamericana, desde territorio costarricense, para conocer la situación de los derechos humanos en Nicaragua.

Como una bestia herida, la dictadura de los Ortega Murillo acelera la confiscación del patrimonio de las ONG que brindaban servicios necesarios a la población a la ‘Caravana de la Comisión Internacional por la Vida y la Liberación de las presas y presos políticos de Nicaragua, en la que participaban movimientos sociales, activistas y diputados de izquierda de distintas procedencias”, indicó la AMS.

Nicaragua vive una crisis sociopolítica que inició en abril de 2018, con manifestaciones multitudinarias contra el régimen de Ortega que fueron reducidas con ataques armados que, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dejaron al menos 355 muertos, de los cuales el líder sandinista reconoce 200.

La crisis se agudizó con las elecciones de noviembre pasado, en las que Ortega y Murillo fueron reelegidos, con siete de sus potenciales contrincantes en la cárcel y dos en el exilio.

(Con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO: