La crisis carcelaria no da tregua en Brasil. Al menos once presos se fugaron este martes de una cárcel en la ciudad de Goiania luego de que sus cómplices volaran con explosivos el muro que separaba el presidio de una vivienda vecina, informaron fuentes oficiales.

La evasión se registró en el penal de Guapó, municipio en el área metropolitana de Goiania, la capital del estado de Goiás (centro), hacia las 08:30 (hora local, 11:30 GMT) de este martes, informó en un comunicado la Superintendencia regional de Administración Penitenciaria.

La explosión que facilitó la fuga masiva dejó heridos a otros seis presos y totalmente destruida la vivienda invadida por los delincuentes en su operación.

El gobierno regional de Goiás anunció que adoptó medidas de emergencia para trasladar a los seis internos heridos a un hospital y a los restantes 60 presos a otros centros de reclusión.

Según las informaciones preliminares de la Policía, los criminales llegaron hasta una vivienda vecina al presidio en dos vehículos, invadieron la residencia y colocaron explosivos en las paredes antes de huir con rumbo desconocido. Uno de los residentes de la vivienda explosionada también sufrió heridas.

Hace sólo ocho días dos presos murieron y 30 huyeron de una cárcel de Sao Luis, la capital del estado de Marnaho (nordeste), luego de que uno de los muros de la prisión fuera igualmente volado con explosivos.

La semana pasada cerca de 90 presos huyeron por un túnel de más de 30 metros de extensión de una cárcel en el estado de Río Grande do Norte (nordeste).

El hacinamiento y las pésimas condiciones de los presidios son uno de los mayores problemas del sistema carcelario brasileño, que alberga en sus prisiones a 654.372 presos, un número que supera por un 76% su capacidad, según datos oficiales.

Brasil vivió una de sus peores crisis carcelarias a comienzos de este año, después de que en varias prisiones de los estados de Amazonas, Roraima y Río Grande do Norte se registraran enfrentamientos entre reos de distintas facciones criminales, que dejaron cerca de 150 muertos.

LEA MÁS: