El 23 de noviembre de 2015, el entonces gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo, presumía que Playa del Carmen, en el municipio de Solidaridad, se había convertido en el mejor destino turístico de México.

En el primer semestre de ese año, la ocupación hotelera alcanzó el 86,30%, un crecimiento de 10 puntos porcentuales en comparación con el año anterior. Sus más de 190 hoteles han sido visitados en la última década por miles de turistas de Estados Unidos, Canadá y Europa, que dejan una derrame anual de 1.700 millones de pesos (unos 77 millones de dólares), según cifras del Ayuntamiento. En el primer semestre de 2016 el desarrollo inmobiliario registró un crecimiento del 40% con relación al mismo periodo de 2015.

Su tranquilidad, su cercanía con ruinas arqueológicas, con la capital del estado, Cancún, y la facilidad de llegar por aire convirtieron a Solidaridad en el municipio con el mayor crecimiento económico en América Latina entre 2000 y 2010, con un 32%, cita el Plan Quintana Roo 2011-2016.

Todas estas características hicieron de Playa del Carmen la nueva joya del turismo mexicano. Sin embargo, el lunes perdió su esplendor luego de que cinco personas murieran en un tiroteo dentro del bar Blue-Parrot, un incidente que se adjudicó una célula del cártel de Los Zetas que quiere parte de las ganancias que aquí se generan.

Playa del Carmen es uno de los principales destinos turísticos de América Latina (Istock)
Playa del Carmen es uno de los principales destinos turísticos de América Latina (Istock)

"Espero se ajuste o solucione esto en breve y no se afecte el destino.
Muchos acá queremos cambiar eso, pero el Gobierno no ayuda, hay mucho dinero por acá y todos quieren su tajada", expresó Alberto Navarro, un residente del lugar contactado por Infobae.

Con esta disputa, el destino turístico se suma a otras joyas que el crimen organizado le ha arrebatado a México, como Acapulco, en Guerrero (sur); Puerto Vallarta, Jalisco (occidente) y Chiapas (sureste), por mencionar algunos.

"Ahora le toca a un destino muy apreciado y muy gustado por los extranjeros. Era un lugar pacífico, no nos esperábamos que sucediera una situación así en nuestro destino turístico favorito, porque en dos días de balaceras —una en Playa del Carmen y otra en Cancún— han perdido todo lo que les costó años construir", dijo a Infobae Ramón Godínez Ortíz, experto en Turismo.

Atardecer en Playa del Carmen (Istock)
Atardecer en Playa del Carmen (Istock)

El entrevistado era director de Turismo en la ciudad de Guadalajara en mayo de 2015, cuando el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) realizó 29 narcobloqueos en la metrópoli y su zona conurbada, con un saldo de siete muertos y el derribo de un helicóptero Black Hawk del Ejército.

Uno de los primeros sectores golpeados por la violencia fue el turismo. Godínez Ortiz participó en el equipo que diseñó una estrategia para quitar la percepción de violencia que se había generado hacia afuera y ahora, en coordinación con distintas universidades, entre ellas la de Guadalajara, trabaja para detener la crisis en Playa del Carmen.

Reconoce que quitar el estigma de la presencia del narco no es fácil y menos para un gobierno nuevo, que apenas tiene cuatro meses.

Así lo reconoce también Carlos Rodríguez Ulloa, analista en temas de seguridad del Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia (Casede), quien asegura que lo sucedido en Playa del Carmen es resultado de un reacomodo político y de los mismos cárteles del narco.

Rodríguez Ulloa afirmó a Infobae que en este poblado con apenas poco más de 150.000 habitantes operan los remanentes de Los Zetas, el Golfo y los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación.

¿Quién es el dueño de la joya?

En septiembre de 2015, asumió la gubernatura Carlos Joaquín, del opositor Partido Acción Nacional (PAN), quien sustituyo al oficialista Roberto Borge. El cambio de gobierno, según ambos expertos, también implicó un reacomodo de los grupos de poder en el estado, uno de ellos el narcotráfico.

"Lo que pasó aquí es que con el cambio de gobierno se rompió el 'pacto' que había con el gobierno anterior, que dejó grupos muy establecidos que no se van a ir tan fácilmente", agregó Rodríguez Ulloa.

"Esta célula de Los Zetas que se atribuyó los hechos vio que éste era un mercado pujante y todos quieren su parte de la joya, vieron el boom que hay en la zona y quieren entrarle. Puede tratarse de Zetas que salieron de la cárcel y se están viendo en la necesidad de buscar una parte del cobro de piso, extorsión, narcomenudeo, tráficos de personas… y qué mejor que hacerlo por sorpresa, en un lugar tranquilo y con un gobierno recién llegado que todavía no define bien sus proyectos ni sus estructuras", expresó.

En 2015, el anterior gobierno recibió una alerta de lo que esta semana se vio. El Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad —una ONG que realiza mediciones independientes sobre la incidencia delictiva— reveló que Solidaridad era el municipio con el mayor número de extorsiones, con 55,50 denuncias por cada 100.000 habitantes, muy por encima de la media nacional de 15,91 denuncias.

Narcomanta de Los Zetas que reclama la autoría de la masacre en la fiesta electrónica de Playa del Carmen
Narcomanta de Los Zetas que reclama la autoría de la masacre en la fiesta electrónica de Playa del Carmen

Quintana Roo era una entidad con presencia importante de Los Zetas, que empezaron a ser desplazados por el CJNG y el Cártel de Sinaloa; sin embargo, mantuvieron algunas operaciones en la entidad.

"Lo que están buscando estos Zetas es ser parte de un nuevo arreglo con este gobierno, que no los dejen fuera. El problema es que el gobierno no ha sido claro en su proyecto y no está claro quiénes son los interlocutores. No estoy diciendo que se tengan que sentar a platicar con el narco, sino que se definan bien las estructuras sobre quién controla este tipo de situaciones. El gobierno tiene que mandar señales claras, sólo así va a poder evitar el incendio", manifestó.

El ataque criminal a la Fiscalía de Cancún que investiga los sucedido en la fiesta de Playa del Carmen
El ataque criminal a la Fiscalía de Cancún que investiga los sucedido en la fiesta de Playa del Carmen

Una señal clara, ejemplificó, sería detener en pocos días a los responsables tanto del tiroteo en la discoteca como del ataque a las instalaciones policíacas en Cancún. Un día después, de lo contrario, la violencia subirá de tono porque los cárteles más grandes no dejarán entrar a esta pequeña célula y seguirá la guerra por el territorio.

LEA MÁS: