Históricos activistas dicen basta y piden unión para "devolver la democracia" a Túnez

Guardar

Nuevo

Laura Fernández Palomo

Túnez, 20 abr (EFE).- Dieciséis organizaciones nacionales e internacionales se reunieron este sábado en la capital tunecina, con la participación de históricos activistas, para denunciar la persecución política y apostar por la "reunificación" de la sociedad civil para "devolver la democracia" a Túnez.

 "Desde julio de 2021 (cuando el presidente Kais Said se arrogó plenos poderes), vivimos una crisis de derechos humanos en Túnez, cada vez más grave, con represión política, adversarios detenidos, la libertad de expresión y de prensa reprimidas, una aceleración de las violaciones", expresó en declaraciones a EFE Salsabil Chellali, directora en Túnez de Human Rights Watch (WRH).

Para Messaoud Romdhani, del Comité por el Respeto a las Libertades, (CRLDHT), este encuentro "llega un poco tarde", aunque entiende la división de aquel 2021 cuando algunas asociaciones apoyaron el golpe de mano que dio Said en nombre de una rectificación de la revolución de 2011, "otras lo rechazaron y otras se mantuvieron expectantes sin saber qué hacer".

"Además, había un islam político contra el que estaba gran parte de la sociedad civil, y no acertaron, porque la democracia no es para los 'no musulmanes', la democracia es para todo el mundo que se expresa pacíficamente", reprochó Romdhani sobre una primera reacción hacia el islamista Ennahda, principal partido de la oposición del disuelto Parlamento y cuyos dirigentes vivieron la primera ola de "represión".

"Pero muchas cosas, muchos pasos nos estaban llevando a una dictadura. Todo esto ha alarmado a las organizaciones", explicó Romdhani a EFE sobre la pertinencia del evento celebrado hoy bajo el epígrafe de "Foro Nacional por la Defensa de las Víctimas de la Parcialidad Judicial y los Procesos Injustos".

La fecha que ahora les lleva a reencontrarse son los 14 meses de prisión preventiva que han cumplido una decena de conocidos opositores tunecinos de todo el espectro ideológico, desde centristas a islamistas y activistas de izquierda.

El antiguo dirigente del partido Attakatol, Khayam Turki; el exdirigente de Ennahda, Abdelhamid Jelassi, el exdiputado y secretario general de Corriente Democrática, Ghazi Chaouachi; el líder constitucionalista, Jaouhar Ben Mbarek; entre otros, permanecen en prisión desde febrero de 2023 sin juicio.

La activista Chaima Issa, una de las pocas liberadas pero con prohibición de viajar, participó en el encuentro de este sábado junto a familiares de los presos arropados por los aplausos de los asistentes.

Estos "presos políticos", denunciaron, forman parte del conocido caso judicial como "conspiración contra la seguridad del Estado", aunque no es el único en curso, y que reflejan dos aspectos del actual Túnez: la ausencia de una "judicatura independiente" y la sentencia de que cualquier oponente a Said es tratado como "traidor", coincidieron.

Los representantes de las más importantes asociaciones tunecinas compartieron diagnóstico y preocupación: "Hoy estamos todos en riesgo", dijo Bassem Trifi, presidente de la Liga Tunecina de los Derechos Humanos (LTDH) que en 2015 formó parte del cuarteto reconocido con el premio Nobel de la Paz por su contribución a la transición democrática de la Revolución de los Jazmines.

"Estamos aquí por el desequilibrio que vemos en la separación de poderes del Estado", declaró el presidente de la Asociación de Magistrados de Túnez, Anas Hmedi, con la alerta del "acoso" y "las amenazas" hacia abogados y jueces.

El letrado y exministro de Derechos Humanos, Ayachi Hammami, acusó a Said de orquestar "campañas en los medios de comunicación" contra los trabajadores de la Judicatura: "Vamos a despertar, no tenemos otra opción que unirnos", arengó a la sala en su intervención.

El evento terminó con un reconocimiento a históricos activistas tunecinos como la abogada Radhia Nasraoui, conocida opositora al régimen del derrocado y fallecido dictador Zine el Abidine Ben Ali, ovacionada por una sociedad civil hoy reconciliada. EFE

lfp/vh

(foto) (vídeo)