Pep Guardiola encuentra en el fútbol español a su 'bestia negra' en Champions

Guardar

Nuevo

infobae

El Manchester City de Pep Guardiola fue eliminado este miércoles en cuartos de final de la Liga de Campeones 2023-2024, tanda de penaltis mediante, a manos del Real Madrid, en otra demostración de que su gran punto débil en la competición continental desde que abandonó España son los equipos españoles, con el FC Barcelona y el Atlético de Madrid también como verdugos, y con hasta cuatro finales negadas por ellos. El técnico catalán abandonó el banquillo del FC Barcelona en junio de 2012 con 14 títulos bajo el brazo --3 Ligas Españolas, 3 Supercopas de España, 2 Ligas de Campeones, 2 Mundiales de Clubes, 2 Supercopas de Europa y 2 Copas del Rey--. La exigencia y tensión de esos cuatro años le 'obligó' a tomarse un año sabático, hasta que firmó como entrenador del Bayern antes del inicio de la temporada 2013-2014 en su primera aventura fuera de España. Guardiola y su equipo dominaron con solidez la Bundesliga en sus tres temporadas en Alemania, aunque comenzó entonces su desdicha con la Liga de Campeones, después de ganarla por última vez en 2011 con el Barça. El conjunto bávaro avanzó con paso firme en las eliminatorias de la Champions 13-14, hasta que se cruzó con el Real Madrid en semifinales. El equipo blanco, entrenado por Carlo Ancelotti, aplastó al Bayern dirigido por el catalán, con el 1-0 en la ida como preludio del contundente 0-4 en la vuelta disputada en un Allianz en el que nunca había ganado antes --necesitó once visitas para celebrar un triunfo en territorio bávaro-- y con un Cristiano Ronaldo excelso en una de sus mejores temporada en Champions. Y es que el paso por Baviera no fue nada gratificante a nivel europeo, porque ante el Real Madrid se inicio una serie negativa contra el fútbol español. En la 14-15, también en 'semis', se reencontró con el FC Barcelona en un duelo de sentimientos encontrados. Aunque su regreso al Camp Nou estuvo lleno de tristeza por el postrero 3-0, con Messi y Neymar como protagonistas, que le endosó el conjunto catalán. Los entrenados entonces por Luis Enrique Martínez, que terminarían levantando la 'Orejona' --la última conquistada por el Barça-- en la final en Berlín, no sufrieron en una vuelta en la que el triunfo de los de Guardiola por 3-2 quedó en nada. La depresión continental ante conjuntos de LaLiga no quedó ahí, ahora con otro actor principal: el Atlético de Madrid. De manera consecutiva, en la 15-16, los del 'Cholo' Simeone, que venían de perder la final de 2014, le quitaron la tercera final seguida a Guardiola y su Bayern. Los rojiblancos hicieron valer el maradoniano tanto de Saúl Ñíguez de la ida en el Vicente Calderón en su visita en la vuelta a Múnich. Allí, apoyados en un gol de Griezmann, que igualó el inicial de Xabi Alonso, y el valor doble de tantos fuera de casa, resistieron el asedio del Bayern, que volvió a quedar sin premio pese a ganar por 2-1 con un tanto de Robert Lewandowski. MEJORA LA ESTADÍSTICA CON EL CITY, PERO SE TOPA CON EL REAL MADRID Ese fue el último servicio del de Santpedor con el conjunto bávaro, ya que en julio de 2016 fichó por el Manchester City para liderar un proyecto con la Champions como gran objetivo. Y fue con en el equipo 'citizen' donde pudo celebrar su primer éxito ante un club español, cuando en la 19-20, la Liga de Campeones de la pandemia, se deshizo del Real Madrid de Zinédine Zidane en octavos por un doble 2-1, apoyándose en la regla del valor doble de los goles, ya derogada. Dos cursos después, en la 21-22, el Manchester City se cruzó en el camino del Atlético de Madrid en cuartos de final. Los ingleses eran muy favoritos y terminaron imponiéndose en la eliminatoria, aunque con un 1-0 en la ida en el Etihad y un más que sufrido 0-0 en la vuelta del Metropolitano. Guardiola recibió muchas críticas por acabar perdiendo tiempo ese duelo y defender la renta mínima, en una pelea de estilos con el 'Cholo' Simeone. Esa fue la cara, porque en esa misma temporada y en semifinales, el City volvió a enfrentarse al Real Madrid por un puesto en la final, y la moneda salió cruz. El equipo 'citizen' fue muy superior en la ida en Mánchester a los blancos (4-3), pero les dejó vivos, y la magia del Bernabéu y el miedo escénico de los ingleses ayudó a que los de Ancelotti tuvieran fe y remontaran (3-1), camino de la 'Decimocuarta'. La venganza de Guardiola se sirvió en plato frío y de manera dura para el Real Madrid, la siguiente temporada. En esta ocasión, los madridistas se jugaron una eliminatoria que iba empatada (1-1) lejos de su feudo y recibieron una contundente goleada (0-4) en una de sus peores noches de su historia en Champions, dejando muy tocado al equipo. Aunque la serie, de momento, de enfrentamientos entre City y Real Madrid tenía un tercer capítulo reservado para esta temporada. Como el año pasado, los de Ancelotti fueron a Mánchester con vida después del 3-3 de la ida, y plantearon un partido muy diferente al de la 22-23, con el objetivo de evitar otro sonrojo. Y les salió bien, enchufando su única gran ocasión del encuentro en el inicio y aguantando con una excelsa defensa casi hasta el final. El City forzó la prórroga, donde ninguno de los dos pudo mover el marcador, decidiéndose el encuentro de cuartos de final en una positiva tanda de penaltis para el Real Madrid. De este modo, el 14 veces campeón de Europa igualan (2-2) la balanza de duelos con el City de Guardiola en Champions y avanzan con confianza a las semifinales, hurgando en la herida del catalán con el fútbol español en Europa.