El Gobierno finlandés propone endurecer la legislación sobre inmigración y asilo

Compartir
Compartir articulo

Helsinki, 18 abr (EFE).- El Gobierno finlandés presentó este jueves en el Eduskunta (Parlamento) una serie de propuestas de ley para endurecer la legislación sobre inmigración y asilo, a iniciativa del partido de ultraderecha Verdaderos Finlandeses, uno de los cuatro socios de la coalición gubernamental.

"Estas propuestas legislativas introducirán, por ejemplo, disposiciones más estrictas y mejores prácticas habilitadas por las directivas de la Unión Europea (UE), lo que afianzará los objetivos del Gobierno de endurecer la política de asilo", afirmó en un comunicado la ministra finlandesa del Interior, Mari Rantanen.

Una de las principales medidas consiste en enmendar la Ley de Extranjería, en consonancia con la directiva europea sobre procedimientos de asilo, para mejorar el examen de las solicitudes infundadas y agilizar la devolución de los solicitantes cuya solicitud haya sido rechazada.

Según el Gobierno finlandés, el objetivo de esta medida es acelerar el retorno de personas consideradas una amenaza para la seguridad nacional y la expulsión de los solicitantes que presenten más de una petición de asilo, así como impedir que se desplacen a otros países de la UE.

El nuevo procedimiento de asilo servirá, entre otras cosas, para gestionar con más eficacia las solicitudes infundadas cuando se produzcan casos de inmigración instrumentalizada, como los que tuvieron lugar a finales de año en la frontera que el país nórdico comparte con Rusia.

Ese fenómeno, del que Helsinki culpa al Kremlin, llevó a al Gobierno finlandés a decretar el cierre total de su frontera al tráfico de personas, primero de forma temporal y luego con carácter indefinido.

La propuesta de reforma legislativa contempla además que los solicitantes de asilo no puedan seguir posteriormente otros procedimientos para conseguir el permiso de residencia, alegando, por ejemplo, motivos laborales o de estudios.

Además, establece que los refugiados que obtengan asilo recibirán un permiso de residencia de tres años, en lugar de los cuatro actuales, y su estatus podrá ser revocado más fácilmente que antes si cometen algún delito grave o las autoridades consideran que ya no necesitan asilo.

El Gobierno quiere asimismo recortar el subsidio de acogida que reciben los refugiados y alargar de cinco a ocho años el periodo mínimo de residencia exigido para obtener la nacionalidad finlandesa. EFE

jg/rz/fpa