Bollywood da su voto por anticipado al nacionalismo hindú

Guardar

Nuevo

Rita Cardeira y Ujwala P.

Nueva Delhi, 12 abr (EFE).- Una avalancha de películas progubernamentales se ha apoderado de la industria del cine de la India, difuminando la raya entre el entretenimiento y las campañas políticas, mientras el nacionalista hindú Narendra Modi busca un tercer mandato consecutivo como primer ministro en las elecciones generales que comenzarán en una semana.

Casi una docena de nuevas películas promueven abiertamente al actual primer ministro y a las políticas de su Gobierno, quedando en la línea de fuego aquellos acusados de 'izquierdistas' o 'pseudointelectuales' liberales, sin que falte también algún terrorista musulmán procedente del vecino Pakistán.

Entre un abanico variado de cintas está la película Swatantrya Veer Savarkar, estrenada el pasado 22 de marzo en honor a una de las figuras históricas de la organización extremista hindú Rashtriya Swayamsevak Sangh (RSS), Vinayak Damodar Savarkar.

Se trata de una figura histórica controvertida y opuesta al adalid de la independencia india, el mahatma Gandhi, a la que Modi y el BJP elogian desde siempre al pertenecer a la misma corriente ideológica que el RSS.

También apareció en las carteleras Article 370, que glosa prácticamente las razones de las autoridades para acabar en 2019 con el estatus de relativa independencia del que gozaba la disputada región de la Cachemira india.

La película es obra del mismo director que ya glosó, antes de las elecciones generales de 2019, la ofensiva india en 2016 en la Cachemira ocupada por Pakistán en represalia contra los ataques terroristas en un campamento militar en Uri.

El 5 de abril, se sumó JNU: Jahangir National University, dirigida contra una de las universidades más prestigiosas del país y que ha sido blanco de ataques continuos por el BJP por su carácter de izquierdas.

Existe una relación clara entre las películas de "propaganda" mencionadas, desveló a EFE el profesor de la Universidad de Delhi Apoorvanand Jha, y es que estas "ayudarán al BPJ políticamente, y el BJP a cambio asegurará ingresos y beneficios a los cineastas".

El cine de propaganda parece haber encontrado un mercado floreciente en la India, con una narrativa ideológica pro-hindú conducida por el gobernante del partido político más grande del mundo.

Se trata de un cine "oportunista, hecho con rapidez, mal investigado, mal actuado y con una dirección de mala calidad", dijo a EFE el crítico y guionista cinematográfico Raja Sen.

El experto hizo hincapié en el conformismo de directores y actores con este tipo de trabajo, por una "cierta desesperación oportunista" para agradar a Modi o al ministro del Interior, Amit Shah, y conseguir quedar libre de impuestos.

 El boom del cine de propaganda

El aumento de las películas consideradas propagandísticas se produce después del éxito en 2022 del filme The Kashmir Files (Los Archivos de Cachemira), que aborda el éxodo de los pandits de Cachemira, un grupo minoritario hindú, de su tierra natal debido a los crecientes ataques de la insurgencia de corte separatista en los años 90.

La cinta recaudó cerca de 40.4 millones de dólares, una de los mejores resultados de la taquilla india ese año.

"Después de haber probado la sangre con The Kashmir Files, la industria pensó que seguirían haciendo esto todos los meses y ganarían dinero con ello", señaló a EFE el profesor de cine y literatura de la Universidad de Krea, Sayandeb Chowdhry.

Ninguna otra película progubernamental pudo igualar su notoriedad, y el número de espectadores disminuyó. A pesar de ello, los críticos revelan cierta inquietud por los efectos de estas durante la campaña electoral.

Las películas pueden "moldear nuestra imaginación, cambiar nuestra forma de sentir o de ver el mundo y, posteriormente, afectar nuestras decisiones vitales, como la forma como votamos", recalcó Jha.

"Es triste que el interés o esa creencia genuina en el cine se esté utilizando mal para vender cosas que van mucho más allá del mero entretenimiento", desveló Chowdhury.

 Cineastas con una "guillotina sobre la voz creativa"

La censura previa sigue existiendo en el país asiático para controlar el cine y la televisión, y evitar la emisión de imágenes juzgadas demasiado sexuales o vulgares, pero Sen lamentó las limitaciones cada vez más radicales que imponen una "guillotina sobre la voz creativa".

A las limitaciones oficiales se unen las frecuentes llamadas a boicotear series o películas por parte de grupos muy diversos.

"En este momento no vemos a muchos cineastas esforzándose por luchar. Debido a la interferencia del Gobierno y el desorden, muchos productores, muchos financiadores, muchas plataformas se niegan a tocar cualquier contenido que puedan considerarse políticamente provocativo", agregó. EFE

rlc-up/daa/ig

(foto)