La sensibilidad de dos jóvenes Pepe y Paco de Lucía marcan sus grabaciones inéditas

Compartir
Compartir articulo

Alicia Sánchez Gómez

Nueva York, 24 feb (EFE).- La sensibilidad y una genialidad prematura marcan los 21 cantes y toques flamencos que Paco de Lucía y su hermano Pepe grabaron cuando tenían sólo 11 y 13 años, respectivamente, y que se escucharon por primera vez este sábado en Nueva York, en el marco de la semana 'Paco de Lucía Legacy'.

En la Fundación Ángel Orensanz -una antigua sinagoga ubicada en el Bajo Manhattan y reconvertida en una sala de usos culturales-, la discográfica BMG y la Fundación Paco de Lucía mostraron a un público mayoritariamente español cuatro canciones del álbum 'Pepito y Paquito', dentro de los eventos que se celebran en Nueva York para conmemorar el décimo aniversario de la muerte del maestro.

El álbum refleja las primeras incursiones musicales de los De Lucía, quienes a pesar de su corta edad ya podían presumir de ese virtuosismo con la guitarra y la voz que los convertiría más tarde en leyendas del flamenco.

En la presentación participó el propio Pepe, que destacó que, para él, aquellas grabaciones eran más "un juego de niños", a pesar de que su destreza vocal y la habilidad de Paco con la guitarra dan al álbum el aspecto de un proyecto profesional hecho por dos adultos curtidos en el género.

"Me atrevo a decir que ellos casi no sabían la profundidad de lo que estaban haciendo en ese momento. Ahora, después de tantos años, escuchamos a dos llamados a ser genios desde que nacieron", señaló el bailaor flamenco Farru en una conversación entre varios artistas y Pepe de Lucía.

Al evento también acudieron los hijos mayores de Paco de Lucía, Curro, Casilda y Lucía, además de artistas flamencos de la talla de Alaín Pérez, Antonio Serrano, Pepe Habichuela o Tino di Geraldo, que ya participaron en otras actividades organizadas esta semana en la Gran Manzana para homenajear al gaditano.

Los 'Chiquitos de Algeciras' (el nombre del dúo que formaron los hermanos en su juventud) registraron estos cantes en un antiguo magnetofón entre 1959 y 1960, y ahora se han recuperado gracias a la Inteligencia Artificial, que ha permitido separar la voz de Pepe de la guitarra de Paco.

El director de BMG, Javier Doria, aseguró que a pesar de la restauración de las canciones se ha respetado la grabación original y se han mantenido aquellos errores infantiles que cometieron en su momento Pepe y Paco.

Doria subrayó el impacto de estas cintas que "reescriben la historia del flamenco". "Lo que escuchamos hoy no sólo es música de Pepe y Paco, sino la primera grabación de su historia, que data de mucho antes de que existiesen los ‘Chiquitos de Algeciras’", agregó.

El viaje entre los entresijos de este proyecto comenzó hoy con 'Bulerías Niño Ricardo', un solo de guitarra donde un jovencísimo Paco demuestra no sólo su habilidad con el instrumento, sino también esa voluntad de "ir más allá" que marcó su carrera, pues en la grabación adapta las falsetas de Niño Ricardo a su propio estilo.

Su hermano Pepe toma protagonismo y pone una voz infantil pero conmovedora al tango 'Me falta la resistencia', de La Pirula de Málaga, y a la soleá 'Se comerá mi dolor', de Soleares, dos interpretaciones en la que es fácil descifrar la sensibilidad que se esconde tras las manos de Paco en la guitarra y la voz de Pepe.

En 'Zapateado Niño Ricardo', Paco se mantiene fiel a la versión original de Niño Ricardo pero refleja a través de la pulcritud ese estilo propio que le caracterizó durante su carrera.

Aunque este sábado fue la presentación oficial del disco, algunos artistas como Tomatito, Blanca Paloma, Judeline o Carmen Linares tuvieron la oportunidad de escuchar la grabación hace unos meses, como se pudo ver en un video proyectado en la sinagoga y del que también formaba parte la artista Malú, hija de Pepe.

La cantante relató emocionada la importancia de esta cinta para ella: "No sólo estoy escuchando a mi tío, ya fallecido, sino también al abuelo de mi hija", aseguró emocionada. EFE

asg/agf/enb