Francia revisa a la baja su crecimiento y recortará el gasto en 10.000 millones en 2024

Compartir
Compartir articulo

París, 18 feb (EFECOM).- El Gobierno francés se ha visto obligado a revisar a la baja sus previsiones de crecimiento para este año, que se queda en el 1 %, cuatro décimas menos que el objetivo inicial, lo que va a conllevar un recorte "inmediato" del gasto público de 10.000 millones de euros.

El ministro de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, ha sido el encargado de anunciar este domingo el ajuste presupuestario en una entrevista al canal de televisión TF1, donde lo ha justificado, "por responsabilidad", para lograr el objetivo de disminuir el déficit público al 4,4 % del producto Interior Bruto (PIB).

Le Maire se ha esforzado en afirmar que, pese a la corrección a la baja de su proyección de crecimiento para alinearse con las previsiones de las grandes instituciones de prospección, seguirá siendo "positivo".

Y en un contexto, según el ministro, marcado por el impacto de la guerra de Ucrania, por el conflicto en Oriente Medio que está perturbando los flujos comerciales por el mar Rojo, por la recesión en Alemania, principal socio comercial de Francia, y por una ralentización de la actividad en China mayor de lo esperado.

En cuanto al mantenimiento del objetivo del déficit en el 4,4 %, ha precisado que es necesario para "mantener el control de nuestras finanzas públicas".

Además, ha subrayado que se ha optado por mantener la política de no subir los impuestos que viene aplicando el presidente, Emmanuel Macron, desde el comienzo de su primer mandato en 2017. "No nos desmarcaremos de esa línea", ha indicado.

Sobre las partidas a las que afectarán los recortes, ha precisado que todo el esfuerzo corresponderá a la Administración del Estado y que la Seguridad Social no se verá afectada.

De los 10.000 millones, 5.000 vendrán de ajustes en los gastos de funcionamiento de todos los ministerios, en función del peso que cada uno tiene en el presupuesto general.

Otros 1.000 millones se obtendrán de una disminución de las ayudas al desarrollo de los países pobres y otros 1.000 millones de una menor dotación del llamado 'plan renove' para la mejora térmica de los edificios.

Igualmente tendrán que apretarse el cinturón decenas de agendas y de operadores estatales.

El ministro ha dicho también que el Gobierno se guarda la posibilidad de elaborar un nuevo presupuesto en verano si las condiciones económicas cambian de aquí a entonces.

El presupuesto votado por el Parlamento para 2024 contemplaba un gasto de poco más de 453.000 millones de euros. EFECOM

ac/jmj