Evo Morales afirma que el presidente Arce perderá las elecciones de 2025 en Bolivia

Compartir
Compartir articulo
infobae

La Paz, 13 feb (EFE).- El exgobernante de Bolivia Evo Morales (2006-2019) auguró este martes la derrota electoral del presidente del país, Luis Arce, en los comicios generales de 2025 y volvió a acusar al Gobierno de haber pactado la prórroga de los magistrados del poder Judicial a cambio de que inhabiliten su candidatura.

En un programa en la radio cocalera Kawsachun Coca, Morales aseguró, aunque sin pruebas, que Arce "garantizó" la prórroga de los magistrados "hasta el 2027 a cambio de la inhabilitación de Evo a la candidatura".

Según el líder del gubernamental Movimiento al Socialismo (MAS), Arce piensa que puede ser reelegido en 2025 si él no es candidato.

"Perdone que me adelante, viendo lo que está pasando ahora, el Lucho por más que sea candidato del MAS-IPSP no va a ganar las elecciones. Está engañando al pueblo, está engañando a la gente que le sigue", sostuvo.

A su juicio, el Gobierno de Arce está "de bajada" por problemas económicos como la falta de dólares que persiste desde el año pasado y la escasez de combustibles que se registró como consecuencia de los recientes bloqueos de carreteras que los seguidores de Morales cumplieron por las elecciones judiciales.

Luis Arce y Evo Morales están distanciados entre las tensiones internas en el oficialismo que comenzaron a finales de 2021 y que se profundizaron por el congreso nacional del MAS celebrado en octubre pasado en el bastión político y sindical del expresidente.

En ese encuentro, Morales fue ratificado como presidente del MAS y se le nombró "candidato único" para las elecciones de 2025, en ausencia de Arce y Choquehuanca, que no asistieron al considerar que las organizaciones sociales, base del partido, no estaban debidamente representadas.

Las tensiones aumentaron aún más después de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) decidiera anular el congreso e instruir que se convoque a uno nuevo.

Morales defiende la legalidad del congreso y acusa a Arce de "traición", de buscar la "proscripción" del MAS o de querer hacerse de la sigla para evitar su candidatura en 2025.

Arce, que también ha sido proclamado candidato por algunos sectores oficialistas que le son leales, ha lamentado que Morales se convirtiera en el "principal opositor" de su Gobierno y que "haya incumplido con su palabra" de no hablar de candidaturas al menos hasta 2024.

También se generó tensión en el oficialismo por los recientes bloqueos de carreteras efectuados en el centro del país por los seguidores de Evo Morales en contra de la prórroga del mandato de los magistrados a falta de las elecciones judiciales que debían realizarse en 2023.

Las protestas, que según las autoridades dejaron pérdidas por más de 1.000 millones de dólares, también fueron contra una sentencia constitucional que inhabilita a Morales para ser candidato en 2025, al sostener que la reelección indefinida "no es un derecho humano", un argumento que el exgobernante usó para postular a los fallidos comicios de 2019.