El hijo de Suu Kyi se tatúa la mítica naga para recaudar dinero en favor de Birmania

Compartir
Compartir articulo
infobae

Bangkok, 7 dic (EFE).- El hijo de la líder birmana depuesta Aung San Suu Kyi, Kim Aris, se ha tatuado la mítica serpiente naga para participar en una campaña que ha recaudado unas 100.000 libras (más de 125.000 dólares o 116.000 euros) para ayudar a las víctimas del "conflicto olvidado" en Birmania (Myanmar).

En una entrevista con EFE, Aris explicó que la campaña Freedom Tattoo (Tatuaje Libre), lanzada a finales de octubre, usa como símbolo la naga en honor del famoso luchador de 'kick-boxing' Too Too, que murió posiblemente torturado en una prisión de la junta militar que tomó el poder en 2021.

"Tratamos de generar conciencia sobre lo que ocurre en Birmania, muy poca gente sabe lo que ocurre en Birmania. Saben lo que ocurre en Ucrania y lo que ocurre en Gaza, pero nadie sabe lo que ocurre en Birmania", dijo en una videocoferencia Aris, que expresó su preocupación por los millones de desplazados por el conflicto y por su madre, bajo arresto desde el golpe militar.

La campaña, organizada por la ONG Aid 2 Burma, promueve el tatuaje de la naga, además de contar con una página para donaciones en la web Gofundme y vender sudaderas y camisetas con el logotipo de la serpiente mítica.

El propio Aris, el segundo hijo de Suu Kyi y el ya fallecido historiador británico Michael Aris, se tatuó hace dos semanas una naga, también conocida como los dragones del agua, en el brazo en solidaridad con la campaña y en memoria de Too Too.

"(Too Too) representa lo que está ocurriendo a mucha gente allí. Así que pensé que le resultaría más fácil a la gente conectar con esta persona para tratar de entender lo que pasa en Birmania", señaló el activista de 46 años residente en Londres.

"Se dice que fue torturado en prisión y su cadáver nunca fue entregado a la familia", relató.

Tanto Aris como Too Too nacieron en un sábado, que es el día dedicado a la serpiente naga, según el horóscopo birmano.

"(La naga) puede significar una fuerza unificadora para el bien y que trae paz y unidad donde antes solo había guerra. Así que tiene mucho sentido en este contexto", señaló el hijo de Suu Kyi, que gobernó Birmania entre 2016 y 2021.

Kim Aris ha estado siempre en un segunda plano respecto a su hermano mayor, Alexander, quien solía representar a su madre en actos en el extranjero y llegó a recoger el Premio Nobel de la Paz en nombre de Suu Kyi en 1991.

En los últimos meses, Kim Aris ha incrementado su presencia en los medios para hacer campaña en contra de la junta militar y abogar por la liberación de su madre, que se encuentra incomunicada, y de los otros detenidos políticos en el país.

Suu Kyi, que ya pasó 15 años interrumpidos bajo arresto domiciliario bajo la anterior junta militar (1989-2011), cumple una condena de 27 años de prisión por cargos que ella niega entre las llamadas de la comunidad internacional para que sea liberada sin condiciones.

Más de dos millones de personas se encuentran desplazadas debido al conflicto que entre el Ejército birmano y diversas guerrillas étnicas y nuevas milicias prodemocráticas creadas a partir del golpe militar.