Filipinas registra olas de hasta 64 centímetros tras la alerta de tsunami en Mindanao

Compartir
Compartir articulo
infobae

Bangkok, 3 dic (EFE).- Las autoridades de Filipinas indicaron este domingo que registraron olas de hasta 64 centímetros por encima de la marea habitual a raíz de la alerta de tsunami activada anoche y provocada por un terremoto de magnitud 7,6 en el este de la sureña isla de Mindanao.

El departamento filipino de sismología Phivolcs "canceló" esta mañana la alerta de tsunami, que permaneció activa alrededor de 4 horas, al asegurar que ya ha pasado el riesgo de una catástrofe.

"Las estaciones de control del nivel del mar confirmaron que sucedió un tsunami con olas de 64 centímetros de altura en las islas Mawes, 18 centímetros en Lawigan, 5 centímetros en Puerto de Dapa y 8 centímetros en Mati", apunta el servicio.

Las últimas olas vinculadas al tsunami llegaron a las costas de las provincias de Surigao del Sur y Davao Oriental, en el este de Mindanao, alrededor de las 2:52 hora local (GMT +8).

El ente, que en un principio alertó de olas de más de un metro o incluso mayores y pidió evacuar las poblaciones costeras de las provincias citadas, indicó en su último comunicado que los residentes pueden volver a sus hogares y su vida normal.

La fuerte sacudida llevó también a Japón a activar temporalmente la alerta en zonas del sureste del país por la amenaza de olas de hasta un metro de altura por encima de la marea normal.

El servicio geológico de Estados Unidos (USGS), que registra la actividad sísmica en todo el mundo, localizó el hipocentro a 32 kilómetros de profundidad y a unos 21,2 kilómetros al sureste de la población de Hinatuan, con más de 40.000 residentes, alrededor de las 22:37 hora local.

Las autoridades aún no han informado sobre daños materiales o posibles víctimas.

La sacudida se sintió en Davao, la ciudad más poblada de Mindanao, donde un grupo de personas abandonó a toda prisa un centro comercial que permanecía abierto hasta la medianoche, según vídeos colgados en los redes sociales por los testigos.

En otras imágenes sobre esa misma ciudad, decenas de personas celebran el sábado noche en un lugar de entretenimiento nocturno cuando el terremoto comienza a azotar mesas, sillas y demás mobiliario.

Al sismo principal le siguieron otros movimientos telúricos de menor intensidad, entre ellos algunos de magnitud 6,4 y 5,8 en la misma área, según datos de USGS.

Filipinas se asienta sobre el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica y volcánica en la que cada año se registran unos 7.000 terremotos, la mayoría moderados.