La hora de Bellingham y Kane, el sueño de Oblak y el estreno de Serbia

Compartir
Compartir articulo

Madrid, 2 dic (EFE).- La presencia de Jude Bellingham, una de las grandes sensaciones del fútbol actual, y del eterno Harry Kane, apuntalan las aspiraciones de Inglaterra en la Eurocopa 2024 que se cruza con el sueño del meta Jan Oblak, por fin en un gran torneo con su selección, Eslovenia, el talento por llegar de Serbia, como país independiente por primera vez en una fase final, y la cumplidora Dinamarca, habitual en los momentos clave de los eventos de enjundia.

Es Inglaterra una eterna aspirante. Una selección que por el brillo individual de sus jugadores y por la reputación, cada vez más alta, de su poderosa liga de clubes, apunta a grandes cosas en las competiciones. Suele quedarse a medio camino el conjunto de los tres leones que, a excepción del Mundial que organizó, allá por 1966, nunca ha explotado definitivamente.

En esta ocasión está en su gran momento. En una primera fase que comparte con Dinamarca, Eslovenia y Serbia parte como gran favorito del cuarteto y como enemigo a batir en la carrera por el triunfo final.

Hace ya varias fases finales que el combinado de Gareth Southgate roza el éxito. Cuarto en el Mundial de Rusia 2018 y cuartofinalista, apeado por Francia en un duelo dramático, en Qatar 2022 y subcampeón en la última Eurocopa, donde ejerció como anfitrión en su tramo final, tiene en su mano una generación inigualable.

Apuntalada por Jude Bellingham, la gran sensación, el jugador total que lleva años asentado en el conjunto nacional a pesar de su juventud, y por el capitán Harry Kane que brilla jornada tras jornada a pesar de dejar la Premier para emprender una nueva aventura en la Bundesliga. No ha decaído su rendimiento. todo lo contrario.

Impecable en la fase de clasificación, disfruta de su madurez el combinado de Southgate que cuenta con futbolistas para elegir en todas sus líneas.

Echa a andar Inglaterra ante Serbia el domingo 16 de junio, en Gelsenkirchen, Arranca ante un combinado plagado de talento individual que no termina de explotar como equipo. Es un lastre habitual en el combinado balcánico habitualmente integrado por jugadores de nivel que carecen de estabilidad. Irregulares, capaces de lo mejor un día y de lo gris en otro.

Pendiente de terminar de explotar por fin su potencial cuenta como referencia el combinado del seleccionador Dragan Stojkovic con Dusan Vlahovic, otrora uno de los delanteros más cotizados del Viejo Continente que ha pasado desapercibido recientemente.

Dos de sus principales jugadores Aleksandar Mitrovic y Sergej Milinkovic Savic han dejado de lado la alta competición por los petrodólares del fútbol árabe y disputan la Liga Saudí en esta temporada. Aún así, es un adversario a tener en cuenta cuando le alcanza la inspiración. Filip Kostic, como Vlahovic también del Juventus, Nemanja Maksimovic, del Getafe, o Nemanja Gudelj, del Sevilla, son otros de sus reputados jugadores.

Por primera vez como país independiente jugará Serbia una fase final después de cuatro intentos. Se quedó en puertas en Suiza y Austria 2008, en Polonia y Ucrania 2012, en Francia 2016 y en el 2020. Ahora, con apuros, selló su pase a un gran evento.

Para Eslovenia, sin embargo, será la segunda vez que forme parte del cartel de una fase final después de la de Países Bajos y Bélgica 2000 aunque no pasó de la fase de grupos. Entonces no estaba Jan Oblak, el portero del Atlético Madrid y líder del equipo que sufrió para obtener su objetivo.

El meta, considerado uno de los mejores del mundo, es la referencia del combinado de Matjaz Kek que afronta en Alemania su estancia por cuarta vez en un gran torneo. Dos presencias mundialistas, en Corea y Japón 2002 y en Sudáfrica 2010 completan el historial internacional de Eslovenia que se sostiene en ataque con el joven del Leipzig Benjamin Sesko sobre el que recae la responsabilidad goleadora.

Habitual en las citas reputadas es Dinamarca. Respaldada por el título logrado en Suecia 1992, las semifinales de la última edición y el tercer lugar de Italia 1984, solo se ha perdido dos de las recientes fases finales de la Eurocopa.

Cuenta ahora con el impulso de su nueva estrella, el atacante Rasmus Hojlund, fichado por el Manchester United al Atalanta por 75 millones de Euros. A sus veinte años es el líder de un equipo a tener en cuenta, acostumbrado a jugar fases finales y que va a más según pasan los partidos.

El combinado de Kasper Hjulmand tiene hombres consolidados como Andreas Christensen, Jesper Lindstrom, Simon Kjaer y jóvenes como Jonas Wind, del Wolfsburgo o Rasmus Kristensen, del Milan. EFE

apa/jl