Von der Leyen pide más producción en Defensa para que ningún cuello de botella impida asegurar Ucrania y Europa

Compartir
Compartir articulo
infobae

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha instado este jueves a incrementar la producción de armamento en la Unión Europea para satisfacer las necesidades defensivas de Ucrania frente a la invasión rusa y garantizar así que "ningún cuello de botella industrial impide asegurar Europa". Así lo ha indicado este jueves en Bruselas durante su discurso ante la Agencia Europea de Defensa (EDA, por sus siglas en inglés), donde ha defendido mantener el apoyo a Ucrania frente a la creciente fatiga bélica de un conflicto cuyo frente lleva meses estancado. Alrededor de 480.000 proyectiles de artillería han sido ya entregados o están en preparación y a partir de 2024 la UE podrá producir un millón de cartuchos al año, algo que según Von der Leyen "habría sido inimaginable hace sólo unos años y supone un enorme paso adelante en la cooperación en materia de defensa". Sin embargo, ha evitado ser autocomplaciente, pues lo que ha conseguido la UE "sería extraordinario en tiempos normales, en estos tiempos extraordinarios, no es suficiente" ya que la guerra de Ucrania demuestra que es necesario producir más a fin de satisfacer las necesidades ucranianas, pero también para garantizar la propia disuasión y defensa de la UE. "La guerra de Ucrania está consumiendo más armamento que ninguna otra guerra de la historia reciente: Rusia ha disparado 10 millones de proyectiles en un año y Ucrania consume 10.000 drones al mes", ha señalado la presidenta del Ejecutivo comunitario, para quien esto implica que "la industria de defensa europea también debe movilizarse". La realidad, ha incidido, es que la UE carecía de "suficientes armas y municiones" así como de capacidad de reserva. "En tiempos de paz pensábamos que no las necesitábamos", ha reconocido Von der Leyen. La líder alemana ha defendido que "el próximo capítulo es una Unión de Defensa de pleno derecho para que Europa pueda asumir por fin la responsabilidad estratégica de su propio futuro". "Es una de las grandes tareas a las que se enfrenta nuestra Unión en los próximos años y confío en que Europa responderá una vez más a la llamada de la historia", ha zanjado.