Rodrygo tranquiliza tras pedir el cambio: "Sólo fue un calambre"

Compartir
Compartir articulo
infobae

Madrid, 29 nov (EFE).- El brasileño Rodrygo Goes, delantero del Real Madrid y autor del primer gol de la victoria de su equipo frente al Nápoles (4-2) quiso “tranquilizar a todos” después de que pidiera el cambio en el minuto 87 y señaló que fue “sólo por un calambre”.

“Para tranquilizar a todos, fue solo un calambre. En la segunda parte fue un poco duro para mí, estaba cansado y me faltaban piernas. Tuve un poco de calambres pero ya estoy bien”, comentó en Movistar+.

Rodrygo volvió del parón internacional el pasado miércoles con molestias en la rodilla derecha y que iba a descansar de inicio contra el Cádiz, pero la indisposición del español Brahim Díaz le hizo tener que disputar 77 minutos, y marcar dos goles. Un esfuerzo que, sin embargo, parece que se quedó solo en un susto y que Ancelotti no tendrá que unir otra baja más a las ocho con las que ya cuenta por lesión.

Luka Modric es el último jugador que se sumó a la larga lista de ausencias por lesión. El croata, que no pudo acabar el partido del pasado domingo en Cádiz, sufre una fuerte sobrecarga que le dejó fuera contra el Nápoles este miércoles.

Sumándose así a las ausencias de Thibaut Courtois y Eder Militao, bajas de larga duración por sus lesiones de rodilla; Kepa por la lesión muscular que sufre en el muslo de la pierna derecha; Vinícius Junio y Arda Güler por roturas musculares; Aurélien Tchouaméni por una fractura en el dedo de un pie y Eduardo Camavinga por la rotura del ligamento lateral externo de la rodilla derecha.

Madrid, 29 nov (EFE).- En cada oportunidad que tiene de hablar ante los medios de comunicación, el brasileño Rodrygo Goes insiste en que no le gusta jugar de ‘9’ porque no puede llevar a cabo su mejor fútbol y está afirmación la está corroborando con actuaciones estelares en los últimos partidos jugando como extremo izquierdo.

Una reivindicación que, en condiciones normales, no tiene mucho recorrido, ya que el dueño de la banda izquierda del Real Madrid es su compatriota Vinícius Junior. Pero en la ausencia de este por lesión, que le tendrá alejado de los terrenos de juego dos meses, Rodrygo está aprovechando para apoyar con hechos sus palabras.

Tres goles y una asistencia en los partidos frente a Cádiz y Nápoles. Y en ambos, siendo un factor diferencial, rompedor, de los que ganan partidos por sí solos, lo que demanda el peso de una camiseta en la que se hizo con el ‘11’ y que al principio de esta temporada le pesó más de lo debido.

73 días sin marcar estuvo el brasileño. Desde la primera jornada de Liga, el 18 de agosto, hasta el 24 de octubre. Por el camino, más de 30 disparos sin éxito, un penalti fallado y esconderse en otro para no tirarlo por falta de confianza.

Unas dudas de las que se desquitó el 24 de octubre y, sobre todo, con tres goles y tres asistencias en tres días.

Y aquel partido del 8 de noviembre frente al Braga en el Santiago Bernabéu fue el que cambió el rumbo de la temporada de Rodrygo, evidenciado en un abrazo a su técnico, Carlo Ancelotti, como agradecimiento a su apoyo durante las semanas en las que al brasileño todo le salía cruz.

“Estoy muy contento. Es fruto de mi trabajo. Trabajo para dar goles, asistencias y ayudar a mi equipo como sea. Están saliendo bien las cosas”, comentó tras su doblete en Cádiz el pasado domingo.

Además, en un partido en el que iba a ser suplente por molestias en la rodilla derecha y dolor en un diente. Sin embargo, salió de inicio por la indisposición de su compañero Brahim Díaz. Y fue diferencial.

Dos tantos en dos zarpazos de una gran calidad individual que marcaron la tendencia del encuentro. En dos conducciones y disparos potentes que, como su gol frente al Nápoles, demuestran que su confianza está por las nubes.

Y sin presión, como reconoció su compañero y segundo capitán del Real Madrid, Dani Carvajal.

"Rodrygo sabe que esto es el Real Madrid, estás tres partidos sin marcar y te llueven las críticas. Lleva varios años, sabe lo que significa y me alegro de que se haya quitado la presión de los goles. Siempre ayuda, pero cuando está en racha el equipo lo nota. Ojalá se alargue porque nos va a dar muchísimo", manifestó Carvajal en la rueda de prensa previa al encuentro de este miércoles contra el Nápoles.

Un crecimiento en el rendimiento de Rodrygo que incluso, más allá de los números, se nota en sus gestos, en su forma de moverse por un césped en el que, ahora sí, está en su posición favorita. En esa banda izquierda que tanto ansiaba, pero de la que el dueño inamovible era Vinícius.

Cuando vuelva, dentro de dos meses, Ancelotti tendrá ese problema que a los entrenadores les gusta catalogar como “bendito problema”; como es tener a dos futbolistas tan importantes en su esquema que rinden mejor en la misma zona.

Eso sí, el técnico italiano tendrá que estar pendiente las próximas horas a la evolución de unas molestias en la pierna derecha que le hicieron pedir el cambio ya en el minuto 87 con el 3-2 a favor del Real Madrid en el marcador.

Óscar Maya Belchí