Seúl y Pekín cooperarán por la estabilidad en Corea tras el lanzamiento del satélite norcoreano

Compartir
Compartir articulo
infobae

Seúl, 26 nov (EFE).- Corea del Sur y China acordaron hoy colaborar para mantener la estabilidad en la península coreana tras un nuevo aumento de la tensión con Corea del Norte a raíz del lanzamiento del primer satélite espía de Pionyang, que asegura haber tomado imágenes satelitales de potenciales blancos militares en el Sur.

Reunidos este domingo en la ciudad surcoreana de Busan, el ministro de Exteriores de Seúl, Park Jin, y su homólogo chino, Wang Yi, conversaron sobre los últimos desarrollos tecnológicos del régimen norcoreano, que ha decidido abandonar íntegramente un acuerdo de conciliación militar firmado con el Sur en 2018.

Seúl anunció el abandono parcial del pacto en lo que respecta a la reducción de la vigilancia en la militarizada frontera con el país vecino a raíz del lanzamiento en la noche del pasado martes, a lo que Pionyang respondió abandonando completamente el acuerdo.

Este giro suma más tensión a la ya tirante situación en Corea, con un distanciamiento creciente entre ambos países tras el volumen récord de test de misiles y otras pruebas de armamento realizadas por Corea del Norte desde el año pasado.

El ministro Park aseguró ante Wang que la decisión de su país de abandonar parte del pacto es una medida defensiva "mínima" ante la creciente beligerancia del régimen y le pidió al canciller chino estrechar la colaboración entre sus países ante tal escenario.

Park pidió que "China desempeñe un papel constructivo, ya que es de interés común para Corea del Sur y China que Corea del Norte detenga sus provocaciones y tome el camino de la desnuclearización", según detalles del encuentro facilitados por la Cancillería surcoreana y recogidos por la agencia de noticias local Yonhap.

El ministro Wang, por su parte, expresó "preocupación" por el aumento de la tensión en la región tras el lanzamiento del satélite y dijo que Pekín cumplirá su parte "para ayudar a estabilizar la situación", de acuerdo a la misma fuente gubernamental.

La reunión se produce días después de la puesta en órbita del satélite espía norcoreano Malligyong-1, tras dos intentos fallidos.

Buena parte de los países occidentales condenaron el lanzamiento del cohete espacial para orbitarlo, que consideran una prueba encubierta de misiles balísticos (tecnología empleada en estos dispositivos), prohibidos para Pionyang por sanciones de la ONU.

China ha pedido a todas las partes implicadas que mantengan la calma y ejerzan moderación en lo que respecta al satélite, asegurando que seguirá jugando un papel constructivo en la promoción de la paz y la estabilidad en Corea, como reiteró hoy Wang a Park.

Park y Wang se reunieron este domingo horas antes de mantener un encuentro con la ministra de Exteriores japonesa, Yoko Kamikawa, en la ciudad del sur de la península coreana para dialogar sobre este y otros desarrollos de interés común e intentar coordinarse para revivir sus estancadas cumbres trilaterales de antaño.

Park también se reunió en la mañana de hoy con Kamikawa, junto a la que abordó asuntos pendientes bilaterales como los litigios en torno a las esclavas sexuales del ejército imperial nión en el siglo pasado, uno de los principales escollos de sus relaciones.

La ministra japonesa conversó a su vez con Wang en la víspera, en una reunión donde primaron las conversaciones sobre el veto impuesto por China a sus importaciones de productos del mar capturados en Japón a raíz del inicio del vertido del agua tratada de la accidentada central nuclear de Fukushima a finales de agosto.