China dice que registró en 2022 tasa de delitos violentos más baja en décadas

Compartir
Compartir articulo

Pekín, 15 feb. China aseveró hoy que registró en 2022 la tasa de crímenes violentos -tales como homicidio, robos y secuestros- más baja de las últimas dos décadas, algo que, según su Corte Suprema Popular (CSP), hace que el país asiático sea "uno de los más seguros del mundo".

El fiscal general adjunto de la CSP, Sun Qian, aseguró este miércoles en rueda de prensa que el porcentaje de los delitos violentos catalogados como más graves fue del 3,9 % en 2022 frente al 25 % de 1999, recoge la prensa local.

Agregó que, de todos los casos penales procesados el año pasado, el 85,5 % fueron delitos menores en los que se dictaron penas de menos de tres años.

Esto hizo, según el fiscal, que la sensación de seguridad de los residentes ya aumentase "del 87,5 % en 2012 al 98,6 % en 2021".

En los últimos cinco años, las fiscalías chinas procesaron 42.000 casos relacionados con el crimen organizado y a más de 3.600 personas conocidas como "paraguas protectores" -término generalmente referido a funcionarios- por su implicación con estos delitos, dijo Sun.

En cuanto a los delitos anticorrupción, se procesó a 78.000 funcionarios gubernamentales y miembros de personal.

De ellos, más de 100 ocupaban en su momento cargos provinciales, ministeriales o de alto nivel, puntualizó la CSP.

Asimismo, un total de 11.000 personas fueron procesadas por dar sobornos, aseveró Sun.

No en vano, tras su llegada al poder en 2012, el actual secretario general del Partido Comunista chino (PCCh) y presidente de China, Xi Jinping, comenzó una campaña anticorrupción en la que varios altos cargos chinos han sido condenados por aceptar sobornos millonarios.

Si bien esta campaña, uno de los programas estrella de Xi, ha destapado importantes casos de corrupción en el seno del PCCh, algunos críticos han apuntado a que también fue utilizada para acabar con la carrera política de sus rivales.

Por otra parte, el fiscal también indicó hoy que los robos, que durante más de cuatro décadas había encabezado la lista de casos más graves, fueron reemplazados en 2019 por otros como conducción temeraria o en estado de ebriedad.

Por otra parte, los delitos cibernéticos mostraron una tendencia al alza, con 129.000 personas procesadas por este tipo de crímenes.

Asimismo, las fiscalías apelaron un total de 41.000 casos en los cinco últimos años, lo que supone un aumento del 18,9 % con respecto al quinquenio anterior.

La justicia china, que no opera de manera independiente de los poderes ejecutivo o legislativo, tiene una tasa de sentencia del acusado de en torno al 99 %, según los datos de 2013 del Anuario Legal de China.

Organizaciones como Amnistía Internacional (AI) denuncian que la tortura sigue formando parte de la rutina policial para extraer confesiones forzosas en China, un país con un alto porcentaje de condenas y la nación con más ejecuciones del mundo. EFE

jco/aa/rml