EEUU: Presentan propuesta para eliminar trabajo forzado

En la semana en la que Estados Unidos instituyó un nuevo feriado federal para conmemorar el día en que los últimos esclavos se enteraron de que eran libres, varios legisladores están reviviendo llamados a poner fin a una laguna en la Constitución que permitió otro tipo de esclavitud: los trabajos forzados de reclusos.

El senador Jeff Merkley y la representante Nikema Williams, demócratas, le dijeron a The Associated Press que presentarán de nuevo una propuesta para revisar la 13ra Enmienda, que prohíbe la esclavización y la servidumbre involuntaria, excepto como forma de castigo penal. Esa excepción, que ha sido reconocida desde 1865, ha llevado a la práctica común de trabajos forzados por delincuentes.

Activistas por la justicia social dicen que eso creó generaciones de familias negras azotadas por encarcelamientos masivos y pobreza y que las ramificaciones se siguen sintiendo. Juneteenth, como se conoce la conmemoración del 19 de junio, es el momento apropiado para enfrentar “esta enorme pieza de racismo sistémico en medio de nuestra Constitución”, dijo Merkley.

“En el momento en que estamos celebrando, por así decirlo, la 13ra Enmienda y el fin de la esclavitud y su anuncio eventual... debemos al mismo tiempo reconocer que la 13ra Enmienda es imperfecta”, dio Merkley. “permitió que los estados arrestasen a personas por cualquier razón, las declarasen culpables y las regresasen a la esclavitud”.

La laguna en la enmienda para los castigos penales alentó a los antiguos estados confederados, tras la Guerra Civil, a crear formas para mantener la dinámica de la esclavitud. Esos estados emplearon medidas restrictivas conocidas como los “códigos negros”, leyes dirigidas a personas negras por interacciones benignas, desde hablar en voz alta hasta no ceder el paso en la acera. Los afectados iban parar a la cárcel por esas infracciones menores y efectivamente terminaban de nuevo esclavizados.

La llamada “enmienda de abolición” fue presentada como resolución conjunta en diciembre. Mayormente respaldada por los demócratas en el Congreso, no consiguió avanzar antes del fin de las sesiones. Merkley dijo que espera generar un movimiento nacional.

El asunto es importante para Williams, una mujer negra que creció en el sur. Espera que esta propuesta no sea analizada a través del prisma del dinero y lo que significaría la pérdida de los trabajos forzados de prisioneros. En lugar de ello, dice, la historia del sistema de prisiones y su relación con las personas de color debe ser vista de una “manera centrada en las personas”.

“Nuestra gente ya ha estado en cadenas y esclavizada por dinero”, dijo Williams. “Tenemos que asegurarnos de que realmente estamos avanzando y no usando el dinero como razón por la cual continuamos perpetuando los pecados de la fundación de nuestra nación y la historia de nuestra nación”.