La pandemia es caldo de cultivo para trastornos alimentarios

Las camas en los hospitales están llenas. La lista de espera es larga. Y los adolescentes y adultos que buscan ayuda para trastornos alimentarios a menudo tardan meses para obtener una cita.

La pandemia de coronavirus ha sido caldo de cultivo para los trastornos alimentarios, lo que provocó un aumento de casos nuevos y recaídas, dicen especialistas.

“Estamos viendo incrementos enormes”, dijo Jennifer Wildes, profesora asociada de psiquiatría y directora de un programa de trastornos alimentarios en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chicago. Algunos pacientes esperan de cuatro a cinco meses para recibir tratamiento, como psicoterapia y, a veces, medicamento. Las esperas por lo general duraban solo unas pocas semanas antes de la pandemia, dijo Wildes, cuyo programa está tratando a unos 100 pacientes, casi el doble comparado con antes de la crisis mundial de salud.

El Programa Emily afiliado a la Universidad de Minnesota está experimentando lo mismo.

Las llamadas diarias de personas que buscan tratamiento se han duplicado, de aproximadamente 60 en 2019 a 130 desde que comenzó la pandemia, dijo la dietista Jillian Lampert, estratega del programa.

“Sabemos que la ansiedad y el aislamiento suelen ser componentes muy importantes de los trastornos alimentarios”, dijo.

Algunos pacientes se sienten fuera de control debido a la pandemia y recurren a los atracones como mecanismo de supervivencia, explica Lampert. Otros han llevado el mensaje al otro extremo con dietas hasta el punto de la anorexia.

Los trastornos alimentarios afectan a un 9% de las personas en todo el mundo. Lo padecerán casi 30 millones de estadounidenses a lo largo de su vida y causan unas 10.000 muertes en Estados Unidos cada año según la Asociación Nacional de Anorexia Nerviosa y Trastornos Asociados.

La anorexia, uno de los trastornos alimentarios más comunes, generalmente implica hábitos alimentarios restrictivos y delgadez extrema. Puede causar presión arterial anormalmente baja y daño a los órganos.

La bulimia implica ingerir grandes cantidades de alimento y luego provocarse vómitos después de comer. Algunos pacientes también consumen laxantes.

Un análisis de registros médicos de unos 80 hospitales en Estados Unidos encontró un aumento del 30% a partir de marzo de 2020, en comparación con los datos de los dos años anteriores. Hubo 1.718 admisiones de niñas de 12 a 18 años hasta febrero, pero no hubo aumento entre los niños.

______

Tanner está en Twitter como @LindseyTanner

______

El Departamento de Salud y Ciencia de The Associated Press recibe apoyo del Departamento de Educación Científica del Instituto Médico Howard Hughes. La AP es la única responsable de todo el contenido.