Harper, ansioso por cortar sequía de playoffs en Filis

CLEARWATER, Florida, EE.UU. (AP) — En la temporada en que Bryce Harper llegó a Filadelfia, fue su equipo anterior el que conquistó la Serie Mundial.

Y en la segunda campaña del astro con los Filis, el club sufrió otro colapso en septiembre.

Ahora, Harper considera que ha llegado el momento de poner fin a la sequía de playoffs que aqueja a Filadelfia desde hace nueve años.

“Detesto estar en casa para la Noche de Brujas”, comentó Harper el jueves. “La ciudad de Filadelfia se merece algo mejor y lo necesita. Somos un equipo que puede hacer eso. Ojalá lo haga por la ciudad y pueda darle esto. Los fanáticos se merecen estar en el graderío en octubre. Sé que estamos dispuestos a lograr eso”.

Antes de que los Filis contrataran a Dave Dombrowski como presidente de operaciones deportivas y suscribieran nuevos convenios con el cátcher estelar J.T. Realmuto y con el campocorto Didi Gregorius, Harper no estaba seguro sobre el rumbo del equipo.

“Cuando llegas a la mitad del receso entre campañas y no pasan muchas cosas, empiezas a preocuparte sobre cuál va a ser la identidad del equipo”, reconoció Harper. “Yo me preguntaba que íbamos a hacer”.

John Middleton, socio administrativo de los Filis, contrató entonces a Dombrowski y ascendió a Sam Fuld como reemplazo del gerente general Matt Klentak.

“Uno no trae a Dombrowski a menos que quiera ganar ya”, recalcó Harper.

Dombrowski ganó una Serie Mundial con los Marlins en 1997 y otra con los Medias Rojas en 2018. Llegó a otras dos con los Tigres.

Tratará de conducir al éxito a los Filis, que se quedaron a una victoria de avanzar a la postemporada expandida en la campaña de 2020, abreviada por la pandemia.

Además de retener a Realmuto y a Gregorius, Dombrowski ha fortalecido un bullpen que dilapidó 21 ventajas el año pasado.

“Él ha hecho un gran trabajo", enfatizó Harper. “Tenemos mucha competencia en el campamento... Simplemente soy muy afortunado por jugar con una organización que está lista para despegar y para ganar. Este equipo ha hecho los movimientos significativos que necesitábamos en este receso”.

Harper bateó para .268 con 13 jonrones, 33 impulsadas y .962 de OPS en el segundo año de un contrato por 13 temporadas y 330 millones de dólares. Lideró las mayores con 49 boletos y fue quinto con un porcentaje de embasado de .420.

Su desempeño decayó en la recta final, cuando jugó con una lesión de espalda que le dificultaba tirar desde los jardines.

Ahora está saludable y ansioso no sólo por llegar a los playoffs, sino por ganar una serie por primera vez en su carrera de 10 años. Los Nacionales de Washington perdieron cuatro series divisionales durante la estadía de siete años de Harper.

Ganaron su primer título inmediatamente después de que se marchó.