UE le dice a su negociador del Brexit que no se apure en cerrar un trato si es malo

Foto del miércoles del jefe negociador de la UE con Gran Bretaña, Michel Barnier, en Londres. 
Dic 2, 2020. REUTERS/Peter Nicholls
Foto del miércoles del jefe negociador de la UE con Gran Bretaña, Michel Barnier, en Londres. Dic 2, 2020. REUTERS/Peter Nicholls

Por John Chalmers y Gabriela Baczynska

BRUSELAS, 2 dic (Reuters) - El negociador jefe de la Unión Europea para el Brexit dijo el miércoles a los enviados de los estados miembros que las conversaciones para un acuerdo comercial con Gran Bretaña estaban llegando a "un momento decisivo", y estos lo instaron a no precipitarse a un trato insatisfactorio.

Cuatro diplomáticos afirmaron a Reuters, después de una sesión informativa con Michel Barnier, que las conversaciones seguían estancadas -como lo han estado durante meses- sobre los derechos de pesca en aguas británicas, las garantías de una competencia justa y las formas de resolver disputas.

"Dijo que los próximos días serán decisivos", contó un diplomático de alto nivel de la UE que participó en la sesión informativa, cuando faltan algo más de cuatro semanas antes del plazo de fin de año para que un acuerdo evite lo que podría ser un divorcio económicamente perjudicial.

Hablando bajo condición de anonimato, el diplomático dijo que Barnier no especificó una fecha en la que debe cerrarse un acuerdo, pero se necesitará tiempo para que los 27 estados miembros y el Parlamento Europeo lo aprueben antes del 31 de diciembre.

"El rápido avance es esencial", aseguró en Twitter David McAllister, quien preside un grupo de Brexit en el Parlamento Europeo. "Es necesario llegar a un acuerdo en muy pocos días si el Consejo (Europeo) y el Parlamento deben completar sus respectivos procedimientos antes de que finalice el período de transición".

El primer ministro Boris Johnson dijo que Gran Bretaña seguía "absolutamente comprometida a tratar de conseguir un acuerdo si podemos", pero que la UE sabía lo que se necesitaba.

"Se trata de asegurar que el Reino Unido sea capaz de gestionar sus propias leyes, sus propias pesquerías, y así sucesivamente", dijo en una conferencia de prensa.

El ministro de Finanzas británico, Rishi Sunak, pidió "una actitud positiva y buena voluntad de todas las partes" para que "podamos llegar a ello".

Gran Bretaña dejó formalmente la UE el 31 de enero después de 47 años de pertenencia, pero luego entró en un período de transición en el que las leyes de la UE se aplican hasta el final de este año para dar a los ciudadanos y las empresas tiempo para adaptarse.

Las reglas de la UE para el mercado interno y la Unión Aduanera de la UE no se aplicarán a Gran Bretaña a partir del 1 de enero.

Si no se consigue un acuerdo comercial, las fronteras se endurecerán, los mercados financieros se pondrán nerviosos y delicadas cadenas de suministro de Europa y otros lugares se verán afectadas, al igual que los países que se enfrentan a la pandemia de COVID-19.

Ambas partes dicen que quieren un acuerdo comercial, pero hasta ahora no han logrado superar las diferencias. Hay una persistente falta de confianza desde que el gobierno británico introdujo una legislación que sus propios ministros admitieron que violaba el anterior acuerdo de divorcio.

Un portavoz de Johnson dijo que el gobierno se mantuvo firme en las cláusulas polémicas de esa legislación, el proyecto de ley de mercado interno, que dice que son necesarias para un comercio sin restricciones entre las cuatro naciones del Reino Unido el próximo año.

El ministro de Relaciones Exteriores irlandés, Simon Coveney, advirtió a Gran Bretaña que si su proyecto de ley de finanzas, que se espera que sea presentado al parlamento la próxima semana, también viola el Acuerdo de Retirada, se tomaría como una señal de que Londres no quiere un trato.

(Información de John Chalmers; escrito por Gabriela Baczynska, editado en español por Michael Susin y Javier Leira)