Uruguay aprueba la primera fase del protocolo para la reactivación del turismo

Fotografía del acceso cerrado a una playa en Punta del Este (Uruguay). EFE/ Raúl Martínez/Archivo

Montevideo, 27 jun (EFE).- El Ministerio de Turismo de Uruguay pretende reactivar las actividadades turística, hotelera y gastronómica y para ello aprobó la primera fase de un protocolo con disposiciones generales para todos estos sectores para prevenir el contagio de la COVID-19.
Según lo dispuesto por este organismo, en protocolo que fue presentado a última hora de este viernes, la implementación de este protocolo será coordinada entre el Poder Ejecutivo y el Congreso de Intendentes en el que se detallan las medidas mínimas obligatorias, complementarias y "sin perjuicio" de las disposiciones vigentes en dicho sector.
Para el sector de hoteles, hosterías, posadas, albergues, apart-hotel, hostel y afines entre las disposiciones generales destacan que al ingresar a los establecimientos se deberá tomar la temperatura a huéspedes, clientes, empleados y proveedores.
Además, se deberá utilizar tapabocas para ingresar y circular por todos los espacios comunes y ascensores por parte de todos los huéspedes, clientes, empleados y proveedores "en todo momento"
También cada establecimiento contará con una alfombra sanitaria con desinfectante habilitado para calzados en toda entrada desde el exterior así como dispensador de alcohol en gel al 70 % o producto sanitizante para manos, en la entrada al Hotel, lobby, recepción, restaurante, ascensores y cualquier otro espacio que se considere necesario debido a su alta circulación.
Asimismo, la higiene dentro de las habitaciones se mantendrá con la ventilación de todas las habitaciones y áreas comunes diariamente, el reforzado de la limpieza de "puntos críticos" como escritorios, control remoto, teléfonos, picaportes, entre otros.
A su vez, las habitaciones no contarán con ropa de cama adicional, ni almohadas, las mismas se solicitarán "en caso de necesidad" y se deberá incorporar productos de limpieza desinfectantes virusidas debidamente habilitados.
Para el sector gastronómico, que comprenden bares, cafés, restaurantes, casas de comidas, mercados y similares donde se expendan alimentos con espacio para sentarse, entre las medidas más destacadas se encuentran la instalación de una alfombra sanitaria con desinfectante para calzados en toda entrada desde el exterior.
Asimismo, se solicitará la instalación de dispensadores de alcohol en gel al 70 % o producto sanitizante para manos, en la entrada al local y cualquier otro espacio que se considere necesario debido a su alta circulación.
En tanto, se deberá mantener la distancia entre mesas que no podrá ser menor inferior a dos metros entre ellas.
"Cada establecimiento se obliga a capacitar e instruir debidamente a todo su personal en relación al presente protocolo, debiendo reglamentar su aplicación de acuerdo a las particularidades de cada local", detalla el documento.
Desde el pasado abril Uruguay trabajó en liderar tanto a nivel regional como mundial la reapertura de la actividad turística con un plan que de "garantías higiénicas" a los trabajadores del sector y a los usuarios.
"Tenemos un tema que es determinante para reactivar lo que es la actividad de la industria del turismo y el consumo en general de los servicios: generarle la garantía de higiene al usuario, pero fundamentalmente darle tranquilidad y certeza para recuperar su confianza", apuntó el ministro Germán Cardoso en esa ocasión.
Igualmente, el país suramericano anunció el pasado martes la "preautorización" para que a partir del 5 de julio la aerolínea española Iberia retorne los vuelos comerciales hacia su país, después de más de tres meses con las fronteras cerradas por la COVID-19.
Así lo expresó el canciller uruguayo, Ernesto Talvi, en conferencia de prensa y consideró que esto es "un pequeño rayo de luz" que se le abre al país para empezar a tener nuevamente conexión con otros destinos "con todas las garantías".
Uruguay cerró sus fronteras a mediados de marzo, días después de que el 13 de marzo se confirmaran los primeros casos positivos de la COVID-19 y, desde entonces, únicamente hubo transporte aéreo por vuelos humanitarios, para repatriar a uruguayos y residentes varados en diferentes partes del mundo y algunos privados autorizados.
Actualmente la cifra de contagios totales por COVID-19 en ese país es de 919, con 75 personas cursando la enfermedad y 26 fallecidos.