Aumento de brote de virus en Pekín a 130 casos complica a China

An epidemic control worker conducts a nucleic acid test for Covid-19 on a woman who has had contact with the Xinfadi market or someone who has, at a testing center in Beijing on June 16.
An epidemic control worker conducts a nucleic acid test for Covid-19 on a woman who has had contact with the Xinfadi market or someone who has, at a testing center in Beijing on June 16.

(Bloomberg) -- China está intensificando las medidas de contención en Pekín mientras intenta detener un creciente brote que ya supera los 130 casos sin cerrar su ciudad más importante.

Pekín informó el miércoles 31 nuevos casos de coronavirus, según la comisión local de salud, lo que eleva el número total de contagios de este brote a 137. Los casos vinculados con el rebrote ya se han extendido hasta la provincia de Zhejiang, en el sureste de China.

Todas las escuelas están cerradas desde el miércoles y los complejos residenciales están implementando estrategias de control de temperatura y registro obligatorio de personas que entran y salen. A aquellos que hayan tenido contacto con el mercado de frutas y verduras de Xinfadi, donde se originó el brote, se les prohíbe salir de los límites de la ciudad, mientras que los residentes de Pekín que deseen viajar deben dar negativo en la prueba del virus.

“El último brote sigue en aumento y no podemos descartar que el número de casos de contagio siga creciendo durante un período de tiempo”, dijo el miércoles Pang Xinghuo, subdirector del Centro de Prevención y Control de Enfermedades de Pekín en una sesión informativa.

Sigue siendo un misterio cómo llegó a resurgir el coronavirus en Pekín después de una ausencia de casi dos meses, lo que subraya la dificultad de acabar con el patógeno incluso en países con amplios poderes autoritarios. Una nueva ola de casos en Japón y el resurgimiento de contagios en Nueva Zelanda después de un período de ausencia del virus también se ha sumado al temor de que la pandemia no esté disminuyendo en los países asiáticos donde primero dejó su mortal huella.

A pesar de la creciente severidad de las restricciones, la reacción de China al nuevo brote se ha comparado con los resurgimientos anteriores en Wuhan y su región noreste, lo que refleja las complicaciones que han enfrentado las autoridades en el centro político y cultural del país, con más de 20 millones de personas. Los enlaces de transporte no se han cortado, aunque los medios locales reportaron que casi 70% de los vuelos que tenían previsto salir del aeropuerto de Pekín el miércoles fueron cancelados.

Es probable que el nuevo brote se haya extendido ampliamente antes de que se detectara el primer caso. El mercado de Xinfadi, donde se originó, suministra 80% de los productos agrícolas de la ciudad y es frecuentado por miles de personas diariamente, algunas de las cuales compran productos a granel y los distribuyen en otros mercados de la ciudad para su reventa.

“Es probable que el brote en Pekín no haya surgido recién a principios de junio o fines de mayo. El virus estaba presente un mes antes de eso”, dijo Gao Fu, jefe del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China, en una reunión realizada el martes por el Gobierno en Shanghái.

“El coronavirus tiende a sobrevivir en ambientes oscuros, húmedos y contaminados. El virus se incubó y repentinamente se expuso a una gran población después de un cierto período de tiempo”, dijo.

Los viajes aéreos nacionales se habían reanudado en China antes del nuevo brote, lo que aumenta la probabilidad de que los casos vinculados al rebrote de Pekín ya se hayan sembrado en todo el país.

Nota Original:China Faces Balancing Act as Beijing Outbreak Grows to 130 (2)

©2020 Bloomberg L.P.

MAS NOTICIAS