Misas de Pascua en un autocine de Alemania en plena epidemia de COVID-19

Varios centenares de cristianos asistieron a una misa de Viernes Santo en un autocine de Düsseldorf, en Alemania, donde pudieron estar "juntos" en la comunión... pese a estar estrictamente separados.

A causa de las reglas de distanciamiento social impuestas por la epidemia de coronavirus, los fieles permanecieron en sus vehículos, en el aparcamiento del cine, para seguir la celebración ecuménica por la radio.

"Habría preferido estar en mi iglesia. Desgraciadamente, eso no es posible de momento a causa de la epidemia. Intentamos crear una pequeña comunidad gracias a este servicio en el autocine", expicó a la AFP el pastor Frank Heidkamp.

Después de que las autoridades prohibieran cualquier concentración de más de diez personas en Alemania, el alcalde de la ciudad, Thomas Geisel, que también acudió a la misa matinal, propuso a los representantes religiosos que oficiaran sus ceremonias en el aparcamiento del autocine, cerrado al público.

A la entrada del recinto, se escaneaban (a través de la ventanilla cerrada del coche) los billetes, que podían adquirirse gratuitamente por internet.

En un pequeño estrado, los párrocos leyeron textos sagrados y luego fueron a ver a varios fieles, con quienes hablaron a través de las ventanillas del coche, subidas en todo momento).

"Dios está feliz de que la gente lo anhele. Seguramente, él habría deseado que la celebración fuera en la iglesia, pero como de momento eso no puede ser, creo que Dios estará feliz", consideró, sonriendo, Heidkamp.

Algunos feligreses aprovecharon el cielo azul para asistir al acto en su descapotable, y disfrutaron aún más del buen tiempo.

"Pensamos que sería una excelente idea hacer algo distinto por Pascua. Como, desgraciadamente, no podemos ver a nuestra familia, queríamos hacer algo agradable por nosotros", indicó Alice Courek.

"El contacto personal, el servicio religioso, las ceremonias, el contacto con los otros creyentes, la comunión... echo de menos todo eso. No estamos acostumbrados a esto, pero quizá pueda funcionar", apuntó por su parte Reinold Welbers, de 53 años.

En los próximos días, el autocine de Düsseldorf acogerá otros servicios religiosos: una ceremonia católica el domingo de Pascua y otra protestante un día después.

Este año, muchos cristianos no se podrán congregar en la iglesia para celebrar la Pascua a causa de la COVID-19.

En este contexto, varias iglesias se adaptaron para permitir que sus fieles puedan comulgar juntos, a través de misas difundidas por internet, por radio, por televisión o, incluso, por altavoces desde un auto.

dac/ayv/jvb/af