Joe Biden, el viejo león de los demócratas

La tercera es la vencida. Joe Biden, un veterano de la política estadounidense, llevará los colores demócratas en la contienda por la Casa Blanca.

Con su gran sonrisa y gafas de aviador, Biden es conocido tanto por una admirable dignidad ante los tiempos adversos como por sus innumerables olvidos y errores. Aunque sobre todo impresiona por su tenacidad.

Tras fracasar en 1988 y 2008 en su intento por conseguir la candidatura presidencial demócrata, el exvicepresidente de Barack Obama se ganó finalmente, a los 77 años, el derecho a participar en la carrera por la Casa Blanca.

El político que inició su carrera hace casi medio siglo en el Senado de Estados Unidos está a punto de enfrentar a Donald Trump, quien se catapultó al poder hace tres años sin haber sido elegido antes para puesto alguno.

Según sus partidarios, los dramas personales que ha atravesado y suele compartir en público -como la pérdida de dos hijos y de su primera esposa- han moldeado su carácter cálido y tranquilizador y son parte integral de su trayectoria política.

Este "león de la historia estadounidense", como lo llamó Barack Obama, desde que entró a la contienda en abril de 2019 ha insistido que vencerá a Trump y a "toda la maquinaria".

Aunque sus dos primeras derrotas en las primarias habían roto la imagen de ganador que esperaba proyectar, la retirada del senador de Vermont, Bernie Sanders, que durante un tiempo lo había inclinado a la izquierda, le permite hacer uno de los regresos más espectaculares de la historia política estadounidense.

Con el apoyo de muchos excandidatos moderados, demostró que podía convencer a los votantes demócratas negros, así como a los trabajadores y las mujeres. Tres grupos que jugaron un papel clave en la victoria de Trump en 2016, pues algunos se abstuvieron y otros decidieron dar la espalda a los demócratas.

Después de más de 35 años como senador y ocho años como mano derecha de Obama, Biden todavía tendrá que dar explicaciones sobre muchos capítulos de su historial y silenciar cuestionamientos sobre su salud.

Sin duda será blanco de los republicanos, que denuncian su falta de discernimiento, así como el ingreso de su hijo Hunter en el consejo de administración de una compañía de gas ucraniana cuando era él vicepresidente.

El septuagenario también puede enfrentar preguntas sobre las denuncias de algunas mujeres que consideraron exagerados sus gestos de afecto.

Aunque dijo que "lamentaba haber invadido" el espacio de estas mujeres avergonzadas por sus expresiones de afecto, también defendió firmemente su cercanía a los votantes.

- "El esposo de Jill Biden" -

Orgulloso de sus orígenes, Joseph Robinette Biden, hijo de un vendedor de automóviles, nació el 20 de noviembre de 1942 en la ciudad obrera de Scranton, Pensilvania.

Sólo un mes después de ganar su primer mandato como senador en el estado de Delaware en 1972, a los 30 años, perdió a su esposa Neilia y a su pequeña hija Naomi en un accidente de coche.  Aún así, decidió asumir sus deberes en Washington, mientras cuidaba de sus dos hijos heridos, Beau y Hunter.

En 1977 se volvió a casar con Jill, una profesora de universidad aún en activo, que durante décadas ha sido una cara familiar en el panorama político y se hizo famosa durante sus ocho años en la Casa Blanca con los Obama.

"Me llamo Joe Biden y soy el marido de Jill Biden", bromea el candidato mientras toma asiento en el podio de los mitines de campaña. Jill Biden había interrumpido en 1981 su carrera después de dar a luz a su hija, Ashley, pero luego reanudó sus estudios para obtener un doctorado en educación.

En 2015, cuando era vicepresidente, una nueva tragedia lo golpeó con la muerte de su hijo mayor Beau, quien llegó a ser fiscal general de Delaware, afectado por un cáncer cerebral.

Con las burlas de Trump que lo apoda "Joe, el dormido", Biden tendrá que demostrar su combatividad en los próximos meses, pero las encuestas entre los votantes lo reconocen como un hombre "digno de confianza".

Una cualidad que Obama destacó en un discurso en 2015 cuando su hijo Beau murió. "Joe, eres mi hermano. Todos los días admiro tu gran corazón, tu grandeza de alma y tus anchos hombros", dijo el expresidente en un discurso.

jca/sdu/lp/lda

MAS NOTICIAS