FOTO DE ARCHIVO. Restos humanos en un sitio de exhumación en el pueblo de Yancolo mientras un equipo forense busca restos humanos de la masacre de El Mozote en el pueblo de Cacaopera, El Salvador, Noviembre 6, 2019. REUTERS/ José Cabezas
FOTO DE ARCHIVO. Restos humanos en un sitio de exhumación en el pueblo de Yancolo mientras un equipo forense busca restos humanos de la masacre de El Mozote en el pueblo de Cacaopera, El Salvador, Noviembre 6, 2019. REUTERS/ José Cabezas

SAN SALVADOR, 23 ene (Reuters) - Un general retirado salvadoreño reconoció por primera vez el viernes la existencia de la masacre de 1,000 campesinos durante la guerra civil en la década de 1980 y dijo que el crimen fue "una grosería" ordenada por un comandante y no por el mando militar de ese entonces.

Juan Rafael Bustillo, excomandante de la Fuerza Aérea de 88 años, dijo que el temido batallón de élite Atlácatl mató a los campesinos en diciembre de 1981 en el caserío El Mozote, a unos 180 kilómetros al noreste de la capital San Salvador, cuando militares buscaban guerrilleros.

El general, al que se le acusa de asesinato, violación agravada y privación de la libertad, es uno de los 16 militares procesados en un extenso juicio reabierto en septiembre de 2016 y que busca resolver lo sucedido durante esos años.

El militar dijo que la masacre fue ordenada por iniciativa del coronel Domingo Monterrosa, comandante del entonces temido Batallón Atlácatl.

"La guerra, a veces, produce en la mente de las personas algo: no le dan valor a la vida de otros", dijo Bustillo durante una comparecencia como parte del juicio.

"Ese es mí razonamiento. Fue por iniciativa de él que dio la orden para que mataran a esa población de El Mozote y de los otros cantones alrededor", agregó. "Casi considero que fue un momento, ante una locura del coronel Monterrosa de haber cometido esa grosería, porque fue una grosería la que hizo".

Bustillo aseguró que no tuvo ninguna responsabilidad en el operativo que llevó a la matanza de campesinos desarmados, en su mayoría mujeres y niños.

Monterrosa, considerado uno de los máximos estrategas del Ejército, murió en 1984 durante la explosión de un helicóptero en el este del país.

La guerra civil en El Salvador (1980-1992) entre la exguerrilla izquierdista del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y el Ejército dejó unos 75,000 muertos y 8,000 desaparecidos.

El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, quien asumió su mandato en junio, se ha mostrado a favor de las víctimas y porque se esclarezca el caso. Sin embargo, su gobierno se negó a entregar archivos militares sobre el tema.

(Reporte de Nelson Rentería; Editado por Adriana Barrera)