Los volcanes de Fuego y Santiaguito, en Guatemala, registran una fase eruptiva y lanzan ceniza hacia sus alrededores, informó este martes el organismo estatal de la protección civil local.

"El volcán de Fuego emite columnas de ceniza y desgasificación que alcanzan los 4.800 metros de altura sobre el nivel del mar y un promedio de 9 a 18 explosiones moderadas y fuertes" por hora, dijo a periodistas el vocero de la Coordinadora para la Reducción de Desastres (Conred), Julio Sánchez.

En este volcán de 3.763 metros de altura, ubicado a unos 35 km al suroeste de la capital guatemalteca, durante la noche se pueden observar pulsos incandescentes que se elevan hasta 300 metros sobre el cráter.

El coloso natural registró el 3 de junio de 2018 una potente erupción que provocó una avalancha de gases, ceniza y rocas ardientes la cual arrasó la comunidad de San Miguel Los Lotes, donde dejó 201 muertos y 229 desaparecidos, dijo Sánchez.

En tanto, el volcán Santiaguito, unos 105 km al oeste de Ciudad de Guatemala, registra columnas de ceniza y desgasificación que alcanzan 3.400 metros de altura sobre el nivel del mar, indicó el portavoz.

Las explosiones son débiles o moderadas y las avalanchas de lava toman dirección hacia el suroeste y sureste del cono volcánico, de 2.500 metros de altura.

Ante ello, la Unidad de Prevención de Volcanes (UPV) de la Secretaría Ejecutiva de la Conred en coordinación con el servicio del instituto vulcanológico mantienen el monitoreo sobre los volcanes.

En Guatemala, además de los volcanes de Fuego y Santiaguito está activo el de Pacaya, también cercano a la capital, el cual mantiene dos flujos de lava que alcanzan los 300 metros de longitud en dirección al sur del cono volcánico, puntualizó.

ec/mas/llu