No prestar atención a las señales, hacer preguntas repetitivas y la higiene entre el top 7 162
No prestar atención a las señales, hacer preguntas repetitivas y la higiene entre el top 7 162

Estar al frente de un avión repleto de pasajeros no es una tarea fácil. Los auxiliares de vuelos son quienes imponen orden, se ocupan de seguir las reglas y velan por cada una de las personas durante el tiempo de vuelo. Sin embargo, a veces eso les demanda un trabajo extra.

En época de fiestas y vacaciones, muchas personas viajan por el mundo y mantienen costumbres que "molestan" a las azafatas. Es por eso que el sitio web Quora –que ofrece un servicio de preguntas y respuestas– contribuyó a enumerar las más destacadas.

La azafata Paula Mitchell, que lleva ocho años de experiencia en aerolíneas internacionales, como Emirates, brindó según su expertise las siete cosas que realmente molestan a la tripulación de cabina.

–Que los pasajeros pregunten: "¿Voy a llegar a hacer mi conexión?".

Si bien le están consultando a la tripulación, ellos "no son videntes". Puede haber factores que alteren los pronósticos y que no dependan de ellos.

–Que "chasqueen" los dedos para llamarlos

Basta con pulsar un botón para que cualquier miembro de la tripulación se acerque hasta el asiento.

 Shutterstock 162
Shutterstock 162

–Que presionen el botón de "llamada" reiteradas veces

"Con una es suficiente", dijo Mitchell.

–Que pidan lapiceras para llenar los formularios de inmigración

En general, hay un número limitado de lapiceras en un vuelo, y rara vez la tripulación las recibe de vuelta una vez aterrizado el avión.

–Que los pasajeros pregunten todo el tiempo: "¿Qué hay para cenar?"

Usualmente, el menú se anuncia en las pantallas táctiles individuales o mediante una carta.

 Shutterstock 162
Shutterstock 162

–Que se saquen los zapatos y las medias

Esto puede sonar como un problema para todos los pasajeros a bordo. "Se crea un ambiente de olores en la cabina molesto para todos", agregó Paula.

–Que un pasajero le "entregue" al personal un pañal sucio o una bolsa "para mareos" usada

"Nadie quiere recibir eso, nadie".

La profesional también agregó ítems como: niños corriendo salvajemente por los pasillos, que hablen en voz alta mientras se explican las medidas de seguridad en el vuelo o que dejen mucha basura en los bolsillos de los asientos.

Pese a eso, remarcó que su carrera le ha permitido conocer a mucha gente y que eso es realmente una experiencia enriquecedora.