"Estamos llegando con el tanque de reserva". Aseguró Edgardo Bauza hace algunos días atrás sobre la pelea por el título que San Lorenzo sostiene con Boca. La imagen que graficó hoy se profundizó en Victoria: el vehículo azulgrana se quedó sin combustible sobre el final y terminó empatando 1-1 ante Tigre, dejando la cima a pedir del Xeneize.

El partido fue disputado, aunque no como lo esperaban los de Boedo: el anfitrión lo dejó jugar más de la cuenta e intentó aprovechar el espacio que se producía ante la salida ofensiva de su visitante. Los de Bauza empezaron dominando el balón y tuvieron en los pies de Fernando Elizari un golazo, que el ex Quilmes falló por poco.

Lentamente, la balanza se inclinó para el lado de los de Alfaro, que arremetieron contra un Sebastián Torrico que respondió bien, aunque tuvo que contar con al complicidad del travesaño ante un cabezazo de Horacio Orzán.

El complemento tuvo un golpe de gracia para los de Bauza, un cabezazo a la Boca: Martín Cauteruccio apareció por el segundo palo tras un preciso centro de Julio Buffarini y abrió la cuenta con la testa, llevando a su equipo a lo más alto provisoriamente.

El dominio pasó a ser un atributo de San Lorenzo, aunque fallaba en el tiro de gracias y estaba lejos de poder cerrar un partido que se le presentaba favorable en ese pasaje del juego. La famosa premisa que asegura que los goles que se fallan en un arco se reciben en el otro se cumplió a la perfección: faltando cinco minutos, Sebastián Rincón apareció tras una loable jugada en velocidad y metió un potente cabezazo para igualarlo.

Los de Bauza, que evidentemente le dieron la razón a su entrenador sobre la falta de nafta, quedan a un punto del líder Boca, que mañana recibirá a Banfield con la intención de estirar a cuatro puntos la ventaja cuando quedarán 12 unidades en juego una vez que termine esta 26ª jornada.

-Árbitro: Néstor Pitana

-Estadio: José Dellagiovanna