Shutterstock 163
Shutterstock 163

En junio, la Agencia de Protección Ambiental y la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los EEUU recomendó que las mujeres que están o intentan quedar embarazadas o en periodo de lactancia deben comer hasta 340,19 gramos de pescado por semana por ser una gran fuente de proteínas magras y ácidos grasos Omega-3.


Pero el pescado también puede ser una buena fuente de mercurio. "Estamos particularmente preocupados por las conservas de atún, que sólo es superado por el camarón como el marisco que más se consume en los EEUU", dijo Jean Halloran, directora de iniciativas de política alimentaria de la Unión de Consumidores, el brazo de defensa de Consumer Reports. "Animamos a las mujeres embarazadas a evitar el atún".


La recomendación de la FDA se produjo después de un estudio que reveló una de cada cinco mujeres evitaban pescado durante el embarazo. "La ciencia ahora nos dice que limitar o evitar el pescado durante el embarazo y la primera infancia puede significar dejar de lado nutrientes importantes que pueden tener un impacto positivo en el crecimiento y el desarrollo, así como en la salud general", dijo Stephen Ostroff, actual jefe científico de la FDA , en un comunicado.


La FDA enumera en su página web la cantidad promedio de mercurio que se encuentra en diferentes tipos de peces. Desafortunadamente, de acuerdo con Consumer Reports, la FDA suele subestimar el peligro.