Luego de obtener el subcampeonato en el Torneo Clausura 2009 en una polémica final ante Vélez Sarsfield que lo tuvo a cinco minutos de consagrarse campeón, Huracán comenzó a naufragar en la mediocridad y, tras dos años de malos resultados, volvió a perder la categoría. En los últimos 25 años de vida, "El Globo" sufrió los cuatro descensos de su historia.

Tras perder el último sábado frente a Independiente 5-1, un gol agónico de Boca Juniors frente a Gimnasia, rival directo en la lucha por el descenso, devolvió las esperanzas a los de Parque Patricios de jugar una definición mano a mano en La Bombonera. Pero a la hora de disputar la permanencia, rápidamente comenzaron a diluirse sus ilusiones.

Gimnasia golpeó en el primer cuarto de hora por intermedio de Lucas Castro, tras un error del juvenil colombiano David Ospina. Después, el polémico árbitro Pablo Lunatti se encargó de sacar de contexto el partido. Expulsó antes de los 30 minutos a dos jugadores de Huracán, Darío Soplán y Javier Cámpora.

Pese a la desventaja en el resultado y en el número de jugadores dentro del campo, el equipo "quemero" mostró su orgullo y contó con dos situaciones claras de gol para igualar el marcador, pero no pudo.

En la etapa final, Gimnasia manejó mejor la superioridad dentro del campo, pero sus imprecisiones a la hora de definir el juego le dieron vida al rival. Tal es así que de no ser por una omisión de Lunatti, que no sancionó un claro penal a Rolando Zárate, Huracán lo pudo haber empatado desde los 12 pasos.

De tanto ir, los "Triperos" conseguirían el desahogo. Claudio Graf la recibió en las puertas del área y con un fuerte remate liquidó las chances de su adversario. El 2-0 ya era definitivo.

Ahora, Gimnasia de La Plata deberá disputar, como en los últimos dos años, la Promoción ante un equipo de la B Nacional. En este caso: San Martín de San Juan. El próximo domingo se disputarán los primeros 90 minutos de la serie que, determinará la salvación definitiva, o la frustración del descenso.