El jet lag es uno de los males que afecta a la mayoría de los viajeros (iStock)
El jet lag es uno de los males que afecta a la mayoría de los viajeros (iStock)

El jet lag es uno de los males que afecta a la mayoría de los viajeros. Se define como un trastorno producido por un viaje en avión con cambios de horarios considerables. Es una consecuencia inevitable de las largas travesías en vuelos en los que se pasa de una zona horaria determinada a otra, y los pasajeros sufren de este malestar tanto al llegar a destino como al volver a su país de origen.

Los síntomas son insomnio y agotamiento. Algunos incluso aseguran sufrir de pesadillas en los días siguientes y dolores de cabeza fuertes. Pero todo esto puede estar llegando a su fin según George Hobica, un experto de la industria de la aviación.

El presidente de la plataforma AirfareWatchdog.com aseguró en un artículo que escribió para USA Today que nuevos materiales implementados por dos fabricantes de aviones ayudarían a minimizar el jet lag. Aparentemente, el aluminio utilizado en los aviones provocaría los síntomas de este mal, mientras que flamantes equipamientos realizados en composites de plástico reforzados con carbono ayudarían a combatirlo.

Nuevos materiales implementados por dos fabricantes de aviones ayudarían a minimizar el jet lag (istock)
Nuevos materiales implementados por dos fabricantes de aviones ayudarían a minimizar el jet lag (istock)

Hobica reveló que dos modelos en particular – el Boeing 787 Dreamliner y el Airbus A350– están hechos con estos nuevos materiales y funcionan muy bien para ayudar a los pasajeros a llegar a sus destinos finales sintiéndose refrescados. Uno puede fijarse en las siguientes páginas web cuáles son las rutas y las aerolíneas que utilizan estas naves.

Hay dos motivos por los que estos nuevos aviones parecen mitigar los síntomas del jet lag, un mal que además empeora con la edad. El primero es la altitud percibida resultante de la presurización. La mayoría de los aviones vuela a más de 10 mil metros de altura, en la que los humanos no podrían sobrevivir sin oxígeno adicional. Para eliminar este problema, la mayoría de los aviones presuriza la cabina para crear una altitud percibida de cerca de 2400 metros sobre el nivel del mar. El aire es más escaso y seco. la exposición prolongada a estas condiciones produce malestar.

Pero los nuevos aviones pueden presurizar las cabinas para que la altitud percibida sea de aproximadamente 1800 metros. Ésta puede ser una diferencia imperceptible en vuelos de seis horas, pero hacen una gran diferencia en los de más de 12.

Los nuevos aviones pueden presurizar las cabinas para que la altitud percibida sea de aproximadamente 1800 metros (iStock)
Los nuevos aviones pueden presurizar las cabinas para que la altitud percibida sea de aproximadamente 1800 metros (iStock)

Por otro lado, el segundo motivo por lo que estos aviones reducen el jet lag es la presencia de más humedad en la cabina de pasajeros. Aviones más antiguos estaban hechos de aluminio y otros metales que se corroen y a los que los afecta la exposición al agua. Por esta razón, para minimizar riesgos, el proceso de presurización históricamente ha reducido la humedad al 1%. Por eso el aire en un avión es tan seco.

Sin embargo, nuevos aviones están hechos con plástico reforzado con carbono, un material al que no lo afecta la humedad. Según explica el experto, esto permite que haya más humedad en la cabina luego de la presurización, lo que convierte a la experiencia de volar en una más agradable para las personas.

"En algún momento todos los aviones ofrecerán los mismos beneficios que los más nuevos, pero llevará un par de décadas", explicó Hobica. "En algunos años la experiencia será más agradable para todos".

LEA MÁS: