La crianza que brindan los padres narcisistas está todavía siendo estudiada por la psicología (iStock)
La crianza que brindan los padres narcisistas está todavía siendo estudiada por la psicología (iStock)

Las personalidades narcisistas parecen haber aumentado en los últimos años tan rápidamente como una pandemia. La búsqueda de reconocimiento constante se ha convertido en una característica definitoria de los Millennials, y todo -desde las selfies hasta la mentalidad de premiar todo el tiempo a todos por igual- está relacionado con el aumento del narcisismo. Sin embargo, entre toda la investigación científica que hay respecto al narcisismo, una pregunta importante sigue sin respuesta: ¿Qué sucede cuando una generación de narcisistas se convierte en padres?

El narcisismo es un patrón de personalidad caracterizado por una gran falta de empatía, aires de grandeza y una búsqueda crónica de admiración y constante validación. Ramani Durvasula, psicóloga y autora del libro "¿Debo quedarme o irme? Sobreviviendo una relación con un narcisista" detalló en su obra 30 rasgos del carácter narcisista, pero advirtiendo que la superficialidad, la avaricia y la vanidad son las características que forman su núcleo central.

Según indican muchos expertos en psicología, todo el mundo tiene un componente narcisista. El narcisismo es parte innata del ser humano, y es una etapa clave de desarrollo para adolescentes y adultos jóvenes. Pero, cuando el narcisismo comienza a interferir con la forma en que una persona funciona en su casa o el trabajo, sin embargo, ese rasgo se convierte en un problema que puede incluso virar hacia un trastorno de la personalidad. Los narcisistas creen genuinamente que son únicos, que tienen derecho a un tratamiento especial y tienen una necesidad irrefrenable de admiración y validación a cualquier costo. "La mayoría de nosotros crecemos pensando que somos Superman a los 6 años", dijo Durvasula a The Washington Post. Y agregó: "Pero no deberíamos pensar así a los 41 años".

Los adultos narcisistas buscan aprobación constante aún en sus hijos (iStock)
Los adultos narcisistas buscan aprobación constante aún en sus hijos (iStock)

El problema de un adulto narcisista, cuando tiene hijos, es que los niños no ofrecen el tipo de retroalimentación positiva continua que ellos anhelan y estos padres egocéntricos tienden a reaccionar de dos formas distintas. Durvasula y Keith Campbell, profesor de psicología en la Universidad de Georgia y experto en narcisismo, indicaron que, por un lado, algunos pierden interés por sus hijos al no encontrar esa aprobación y buscan otras fuentes de validación. Por otro lado, otros narcisistas ven a sus hijos como un reflejo de sí mismos y se vuelven padres "helicóptero": hiperactivos y controladores. En ambos casos, la desconexión es la el punto clave, porque incluso el padre narcisista demasiado involucrado está emocionalmente separado de su hijo y carece de calidez, según los expertos.

El impacto de ser criado por un narcisista aún no está bien estudiado a nivel individual y se ha indagado menos todavía a una escala social. Campbell ha escrito más de 100 artículos científicos y tres libros sobre la epidemia de narcisismo, pero admitió que la crianza de los hijos es un agujero enorme en una comprensión científica más concreta del problema. "Rara vez estudiamos el narcisismo de los padres y luego predecimos lo que les pasará a los niños", dijo. Sin embargo, esta falta de investigación formal no significa que no existan ya muchas teorías elaboradas.

"Una cosa que puede producirse con padres narcisistas es que usen a sus hijos como un camino para el auto-progreso", explicó el psicólogo.  Y agregó: "Como un padre narcisista, te ves bien y te sentís bien sólo a través del éxito de tu hijo. De la misma manera que un narcisista puede tener un 'esposo/a-trofeo', puede tener un 'hijo/a-trofeo'".

Los padres narcisistas tienen grandes expectativas de sus hijos. Empujan a sus hijos a sobresalir en los deportes, que les vaya muy bien en la escuela, asistan a las universidades de élite y sigan carreras importantes. Los padres narcisistas creen que sus hijos son especiales y que por eso merecen oportunidades especiales y privilegios. En otras palabras, solo toleran, nada menos, que la perfección. Ellos ven a sus hijos como parte de ellos mismos: "Como a su brazo o su pierna", explicó Durvasula, y cuando sus hijos no logran los objetivos que les extienden, retiran su afecto y se desconectan.

Cuando los padres narcisistas no encuentran validación en los niños se distancian (iStock)
Cuando los padres narcisistas no encuentran validación en los niños se distancian (iStock)

Los niños, a tan corta edad, no están preparados para manejar esa desconexión de sus cuidadores primarios. Necesitan padres que sean consistentes, estén disponibles y sean incondicionales, principalmente para poder formar apegos seguros. En la adultez, las personas confían en estos apegos seguros formados en la infancia para dictar cómo se relacionan con los demás, con sí mismo e incluso con situaciones externas, de ahí radica su importancia. Cuando la formación de esa unión segura se interrumpe, el impacto puede perdurar toda la vida.

"Los padres narcisistas engendran niños con toda una serie de problemas psicológicos", dijo Durvasula. Estos problemas incluyen tasas más altas que la media de depresión y ansiedad, falta de autorregulación, trastornos alimenticios, baja autoestima, un sentido alterado de sí mismo, extremo perfeccionismo y hasta abuso de sustancias.

Incluso, para los especialistas, las guerras entre padres tienen su raíz en una crianza narcisista de alguna de las partes. Sin embargo, Durvasula señaló que la cultura competitiva en que vivimos, donde el éxito se mide por las buenas calificaciones, la asistencia a colegios de élite, la riqueza y el estatus en lugar de los niveles de empatía creó un mundo "donde es casi imposible salir adelante a menos que seas narcisista".

Los millennials, nacidos desde principios de los 80 hasta finales de los 90, están comenzando a ser padres
Los millennials, nacidos desde principios de los 80 hasta finales de los 90, están comenzando a ser padres

Por este motivo, los padres que con las mejores intenciones presionan a sus hijos para que estudien y tengan notas altas, aunque en el fondo buscan ayudarlos, en realidad los terminan perjudicando. Es que este enfoque puede inculcar rasgos narcisistas en los niños a menos que los padres equilibren la competencia con una formación sobre la empatía y la compasión.

Pero para los especialista, los millennials no son culpables del crecimiento del narcisismo, a pesar de toda la atención que demandan. Para ellos este crecimiento tiene sus raíces en los albores del movimiento del individualismo en el siglo XIX, que ahora la tecnología dominó y lo convirtió en una forma de vida. Los consumidores esperan una experiencia de compra adaptada a sus preferencias. Cada aspecto del mundo se centra en el individuo. "Incluso en lugares como Starbucks hay 30 mil maneras de tomar un café", explicó Campbell. "Esto nos hace sentir como individuos únicos, y especiales". Esta creencia fomenta el narcisismo. Cuando los investigadores de la Universidad de Princeton estudiaron las raíces del narcisismo en los niños, descubrieron que estaba determinada por la sobrevaloración constante de los padres hacia sus hijos. Los niños se volvieron narcisistas, al menos en parte, al interiorizar las ideas infladas de sus padres sobre ellos.

Si bien los estudiosos del tema alertan que no hay una fórmula simple para predecir quién se convertirá en un narcisista, o cómo un niño reaccionará a ser criado por uno, es importante tratar de erradicar ese método de crianza, que hasta ahora solo mostró consecuencias negativas. "Una cosa que puedo garantizarles es que los hijos de narcisistas estarán plagados de duda e inseguridad el resto de sus vidas", señaló Durvasula. "La gran pregunta es cómo se va a manifestar esto".

LEA MÁS: