"Me cuesta pensarme como 'una de las mejores…'" Lejos de pregonar falsa modestia, Hilda Lizarazu (53) solo baja la mirada cuando habla del lugar sagrado que ocupa en el Olimpo del rock argentino. Pergaminos le sobran: después de exiliarse durante su adolescencia en Nueva York, volvió a la Argentina para comenzar su carrera como fotógrafa, pero incursionó en el circuito del under porteño y se incorporó a la emblemática banda Los Twist, lideró Man Ray, cantó con Los Enfermeros de Charly García (65) y tocó con los músicos más destacados del país. "No me la creo", dice, y cuenta que sigue tomando clases de canto.

Exhibe en el Palacio Nacional de las Artes la muestra fotográfica Los Ángeles de Charly, con imágenes suyas y de Andy Cherniavsky y Nora Lezano; y conduce un programa en Radio Nacional Rock junto a su pareja, Lito Vitale (55). Además, está "echando algunos colores a la paleta" de su nuevo disco. Artista en todos sus sentidos, y con más de tres décadas en el mundo de la música, protagoniza con Fabiana Cantilo (58) Las elegidas solidarias el viernes 18 de agosto en el Teatro Tango porteño: parte de lo recaudado en el evento será destinado a ayudar a diferentes ONGs de todo el país. Antes, lleva su guitarra y su inconfundible voz a Teleshow.

Hilda Lizarazu se presenta con Fabiana Cantilo en el ciclo “Las elegidas solidarias”
Hilda Lizarazu se presenta con Fabiana Cantilo en el ciclo “Las elegidas solidarias”

-Con Fabiana Cantilo coincidiste en varias bandas, como "Los Twist" y "Suéter", pero no de manera contemporánea. ¿Cómo es su relación?
-Tenemos una hermandad de vida en el sentido que somos pocas las mujeres que estamos dentro del mundo pop rock argentino y nosotras ya estamos con unos treinta años de rodar, tocar, cantar y presentarse en diferentes lugares y eso nos hermana, por un lado. Por el otro, nos respetamos como a todas las otras colegas: Celeste Carballo, Patricia Sosa, Sandra Mihanovich y Juana Molina, por ejemplo. Son damas artistas, músicas e intérpretes que vienen trabajando su carrera de larga data. Con Fabi tenemos esa empatía. Coincidimos en varios grupos pero no simultáneamente, tenemos grandes diferencias y también muchos aciertos. En Las elegidas solidarias se armó un dueto muy divertido, de una larga amistad y un sincronismo cósmico y cómico: hay empatía.

-Pero conviven en armonía…
Sí, porque hacemos armonías vocales… No estamos constantemente juntas. Nos respetamos y podemos opinar sobre algunas cosas, momentos musicales o situaciones que nos ocurren por llevar adelante una banda.

-Fuiste una de "las elegidas" para formar parte de este ciclo solidario. ¿Por qué vos? ¿Te reconocés como una de las voces femeninas más influyentes del país?
-Me cuesta pensarme de esa forma, como "una de las mejores", prefiero no hacerlo… Trato de respetarme lo más que puedo y sostenerme entera con mi voz. Para ello tengo que tomar clases y trabajar con mi cuerpo. Por eso tengo que entrenar, usar mi cabeza, hacer algo de análisis, y el amor… Hay como un montón de elementos que me busco a diario como para llegar bien hasta donde llegué. Entonces no me pienso como "una elegida", eso es más un producto. Yo no me la creo. Me importa que el show que hago con Fabi sea bueno y la gente que paga una entrada sienta que está recibiendo algo bueno, de calidad, genuino y que hay entrega.

-¿Seguís tomando clases?
-Sí, de canto (levanta las cejas, sorprendida por la pregunta).

-Me llama la atención que sigas tomando clases y no que alguien tome clases con vos…
-Es que no sé si soy buena maestra, no tengo las técnicas (para enseñar). Me gusta, hace más de un año que estoy haciendo técnica vocal. La voz es un músculo, las cuerdas vocales son dos pelitos así, que los tenemos acá (los imita con sus dedos, cerca de su garganta). Con eso algunos cantan mucho y otros cantan como yo, que no es tanto pero canto. En una época, con Los Enfermeros, lo tenía al Negro García López con una Marshall al mango y le decía: "¿Cómo voy a competir con una guitarra que está conectada a un equipo de electricidad a 220?"

 

Mujer del rock
Oriunda de Curuzú Cuatiá, Corrientes, Hilda María del Pilar Lizarazu cursó la secundaria en Nueva York y su pasión por la fotografía la trajo de vuelta a la Argentina. Empezó a trabajar en Mutantia, la primera revista de ecología del país y luego en Image Bank, una empresa que armó un archivo fotográfico con los desechos de publicidades. Una de sus imágenes -la de una niña comiendo de un plato hondo de porotos- fue utilizada para la tapa de Peperina, el emblemático disco de Serú Girán. Génesis de su vínculo con Charly García.

-De todas formas Charly existe en mi vida desde antes, al igual que en la de varias generaciones porque desde los '70, con Vida (Sui Generis) que está entregando canciones hermosas. En ese momento yo estaba en el colegio pupilo (el Instituto Dámaso Centeno): él se había graduado en el mismo lugar. Hay un montón de lugares en nuestras historias personales que nos unen.

Hilda con Charly García (Gentileza muestra “Los Ángeles de Charly”)
Hilda con Charly García (Gentileza muestra “Los Ángeles de Charly”)

-¿Cómo fue tu experiencia como mujer al empezar a cantar con Charly, en un momento en el que también empezaron a hacer carrera otras mujeres como Fabiana Cantilo o Sandra Mihanovich, por ejemplo?
El rock, el mundo y el fútbol también tienen un tinte machista importante. No sé si solo ocurre en la Argentina o en el mundo. Particularmente, a través de mi historia musical, no tuve inconvenientes genéricos por ser mujer. No me ocurrió algo diferente a lo que le podría haber pasado a otra persona. Siempre me ubiqué con la música desde el lugar artístico, conectando con la melodía, la rítmica y la poesía de lo que pasaba. No me veo como una mujer que como producto necesita erotizar, como otras artistas que se ponen en ese lugar. A mí me conmueven otras cosas que no están relacionadas con ese mundo híper erótico.

-¿El rock también es un ambiente machista?
El mundo es un ambiente machista. Dentro de ese mundo está el rock, puede ser, pero te repito: personalmente no fui maltratada por el público ni por mis colegas. Siempre tuve y tengo una relación de pares con las personas que hago lo que hago.

-¿Sentís cierta responsabilidad extra o un peso por ser cantante y mujer, en un momento en el que se está visibilizando tanto el tema de los derechos de la mujer?
-La responsabilidad que uno tiene es tratar de no ser maltratado, tanto en lo masculino hacia la mujer y en lo femenino hacia el hombre. Uno tiene que aprender a respetar al prójimo, que es algo que tenemos que ejercitar. Como ciudadana y transeúnte me siento responsable de transmitir respeto a mi familia y respeto por los demás, de mantenerme entera y no entrar en una situación iracunda. Hay mucha irascibilidad en el aire, por eso no hay que sumar más agresión de la que diariamente ya se vive.

-¿Qué te gusta transmitir con tu arte?
-Con las fotos, busco transmitir la belleza. Lo que veo en la mirada…

Con más de 30 años en la música, es una de las voces femeninas más emblemáticas del rock argentino
Con más de 30 años en la música, es una de las voces femeninas más emblemáticas del rock argentino

-Todo depende de qué es la belleza para vos…
-Claro, es totalmente subjetivo. Lo mismo pasa con la música: hay gente a la que le puede parecer horrible lo que hago, o a mí me puede parecer horrible alguna cosa. La bachata, u otras cosas que no consumo… Eso es subjetivo. A nivel imagen me gusta lo que yo considero bello, y a nivel sonoro o poético me gustan las imágenes que tienen que ver con la naturaleza en las canciones. Me cuesta un poco bastante escribir canciones de amor, me da pudor. Me gusta también imaginarme historias como si fueran pequeños relatos, como Sola en los bares, que es una cosa que vi de una imagen y de ahí desarrollé algo.

-¿Te interesa el tema de la defensa de los derechos de la mujer? ¿Has ido a alguna de las manifestaciones que se realizaron en el último tiempo?
Claro que me interesa, y fui a una marcha y también al Tetazo. Es un delicado equilibrio porque ciertos sectores femeninos se ponen muy violentos y no me gusta tanto, no me siento identificada agrediendo, por más que haya agresión del otro lado. Hubo momentos en los que las chicas se pusieron muy bravas y ahí, no. Me encantan los hombres, amo a los hombres, no es una lucha entre quién es mejor, me parece que lo que tenemos que hacer es respetarnos de un lado y del otro. Obviamente el hombre, al ser más fuerte, puede cometer los horrores que se cometen a diario y se está visibilizando y me parece horrible.

-¿Cómo es tu relación con Charly actualmente? ¿Volverías a cantar con él?
-Sí, cantaría de vuelta con Charly. Mi relación con él es muy esporádica porque nos estamos viendo poco, él se está mostrando poco. Lo fui a ver cuando nos juntamos con Andy Cherniavsky y Nora Lezano por la muestra fotográfica. Fue hace cuatro o cinco meses que fuimos a su casa a contar cómo se estaba desarrollando. Tiene un sentido del humor encendido que me encantó, el humor lo sostiene. Lo veo bien. Me hubiese gustado ver la muestra con él pero no sucedió, lamentablemente.
LEA MÁS: