(istock)
(istock)

Las Vegas. El blockchain o cadena de bloques es una suerte de registro contable digital donde se almacenan diferentes movimientos o transacciones.

Esa información se junta en bloques (de ahí el nombre) que se van uniendo, unos con otros, de forma encriptada y cronológica. Cada bloque recibe una firma digital única.

Estos datos se distribuyen en diferentes dispositivos en varias partes del mundo y cualquier persona pueda acceder a la red para visualizar esa cadena en cualquier momento. Los bloques no se alteran, sino que se van actualizando con nueva información.

El blockchain permite darle legitimidad a las transacciones y, tal como ocurre con la web, es un sitio en el que todos pueden participar libremente. Es de todos y de nadie. Por otra parte, la forma en que se distribuye esa cadena de datos encriptados se supone que es más segura y está más a salvo de los ataques hackers.

Este sistema, que usualmente se vincula al bitcoin, ya tiene varias aplicaciones en diferentes disciplinas. Sobre ese tema se habló en IBM Interconnect, el evento de tecnología que está llevando a cabo la compañía en Las Vegas.

Por empezar, se anunció el lanzamiento de IBM Blockchain, un servicio basado en Hyperledger Fabric de la fundación Linux. Este sistema permite que los desarrolladores generen, con facilidad, redes de cadena de bloques seguras en la nube.

Marie Wieck, gerente general de IBM blockchain, lideró una rueda de prensa donde se presentaron algunas de las aplicaciones que se le dieron a esta tecnología, en integración con la inteligencia cognitiva de Watson.

Gestión financiera
Se estima que al menos un 15% de los principales bancos del mundo habrán lanzado productos financieros basados en blockchain para fines de 2017.

El banco de Tokyo-Mitsubishi UFJ y Northern Trust son algunas de las organizaciones que operan aplicaciones de blockchain sobre la nube de IBM.

Es que este sistema de bloques aporta varios beneficios para las transacciones. Por empezar, al no ser algo centralizado, se aceleran los procesos de liquidación y hay menores riesgos de que "se caiga el sistema" y se frenen las operaciones.
Por otro lado, se reducen las chances de fraude, ya que las transacciones verificadas en un bloque no se pueden revertir.

Certificación de diamantes
Otro de los ejemplos que se dio a conocer en el evento fue el de Everledger, una empresa que está empleando blockchain cognitivo, es decir una combinación de inteligencia cognitiva y la tecnología de la cadena de datos para identificar diamantes y verificar su origen.

Lo que se busca es cumplir con el proceso de Kimberley, una certificación pensada para evitar que los diamantes conflictivos entren en el mercado.

En este sentido, se trata de impedir que se comercialicen metales preciosos que hayan sido extraídos por esclavos o que vayan a ser utilizados para financiar guerras o cometer abusos de derechos humanos.

En la empresa se digitalizaron, hasta el momento, más de un millón de diamantes en la cadena de bloques. Esos productos pueden ser monitoreados de cerca, y si se encuentra una anomalía en algún punto, esta variación queda registrada en el sistema y se puede detener cualquier tipo de fraude a tiempo.

Manejo de activos
En el marco de la conferencia, también se anunció la primera plataforma de gestión de activos de carbono basada en blockchain y elaborada con la plataforma abierta y colaborativa Hyperledger Fabric.

Esta iniciativa, que se emplea en China, tiene como objetivo reducir la emisión de carbono en las compañías e incentivarlas a utilizar tecnologías nuevas para evitar el problema ecológico que ese tipo de emisiones genera.

LEA MÁS: