Tomar datos, procesar, sacar conclusiones y además seguir aprendiendo. Todo eso puede hacer la inteligencia cognitiva artificial. Es la imitación más cercana al funcionamiento de la mente humana que existe hasta ahora.

Watson, desarrollado por IBM, es el nombre del asistente virtual que "personifica" esas habilidades inteligentes y que tiene múltiples aplicaciones. ¿Cuál es el límite? Por ahora no está claro. Lo que sí está claro es que Watson se puede integrar a casi cualquier sistema para añadirle una capa de inteligencia sofisticada y facilitar procesos.

En el marco de IBM Interconnect, el evento que está llevando adelante la compañía en Las Vegas, se presentaron diferentes proyectos donde Watson presta su inteligencia para mejorar la performance de diferentes equipos, como por ejemplo drones.

Andy Trice, desarrollador de IBM, creó un drone inteligente capaz de ofrecerle al usuario diferentes tipos de datos sobre las tomas que hace.

En este sentido desarrolló dos aplicaciones, para las cuales recurrió al asistente virtual Watson y a Bluemix, una plataforma desarrollada por IBM, basada en la tecnología abierta de Cloud Foundry y que soporta varios lenguajes de programación.

Una de las aplicaciones fue pensada específicamente para identificar y evaluar los problemas ocasionados en los techos por granizo. Las fotos son tomadas por el drone, y luego de unos minutos, se ve en la pantalla del usuario, las zonas dañadas, que figuran coloreadas en rojo.

En una segunda pantalla se puede ver un plano en 3D sobre cómo luciría el techo refaccionado y en otra figura un resumen por escrito de los inconvenientes ocasionados, y una estimación de lo que costaría la reparación.

Este sistema bien podría ser utilizado por empresas aseguradoras para estimar gastos de reparación, por ejemplo.

Otra de las aplicaciones permite recolectar y transmitir datos de contexto, en tiempo real, sobre las fotos y videos que toma el drone. Así, es posible saber, con detalle, información sobre la ubicación y otras características de la zona o los objetos fotografiados.Trice remarca que también se podría utilizar Watson y los servicios en la nube para generar sistemas que permitan evaluar el estado de las rutas, inspeccionar construcciones y casi cualquier cosa que se desee.

Quizás lo más interesante de esta innovación es que deja en evidencia que no se requiere grandes inversiones en infraestructura ni mucho tiempo para producir un sistema inteligente de gestión y procesamiento de información.

Las herramientas están ahí, solo basta reunirlas y generar algo verdaderamente innovador o, al menos, útil. Después de todo, como remarca Trice, él solo recurrió a un drone de uso comercial y le sumó sofisticación cognitiva con la ayuda de Watson y Bluemix, la plataforma de desarrollo y gestión de nube.

LEA MÁS: