Una niña pequeña y de anteojos grandes resuelve una ecuación compleja en el pizarrón ante la mirada atónita de sus compañeros de curso que apenas pueden seguirle el ritmo. Ellos tienen 16 años, ella, apenas 11.

La pequeña es Katherine Johnson, una matemática y física brillante que en los años 60 calculó la trayectoria de los cohetes en los programas espaciales Mercurio. Sus números lograron que John Glenn se convirtiera en el primer estadounidense en orbitar alrededor de la Tierra. También desempeñó un rol clave en la misión Apolo 11, que desembocó en el primer alunizaje.

El film Talentos ocultos (Hidden figures, en inglés), que se estrenó hoy en la Argentina, relata la historia de Johnson y de sus dos colegas, Dorothy Vaughan y Mary Jackson, quienes, al igual que ella, trabajaban en la división "para mujeres de color" de Ordenadores de Área del Oeste de Langley Research Center.

Estas tres mujeres cumplieron un papel vital para la NASA en la carrera espacial. Se las llamaba computadoras, porque su función principal era hacer complejas ecuaciones para el desarrollo de proyectos aeroespaciales.

Los cálculos de Katherine Johnson fueron fundamentales en las primeras misiones espaciales de la NASA
Los cálculos de Katherine Johnson fueron fundamentales en las primeras misiones espaciales de la NASA

Ellas representan apenas una parte de las tantas mujeres negras que quedaron invisibilizadas: se estima que se cuentan por miles las físicas y matemáticas que trabajaron en la agencia espacial entre 1935 y 1970 haciendo complejos cálculos y proyecciones.

A pesar del rol trascendental que cumplieron, sus nombres no figuraron en las publicaciones de aquel entonces. De ahí el nombre del film, Talentos ocultos, que obtuvo el premio mayor en los SAG Awards 2017.

Mary Jackson, la primera ingeniera  negra en la NASA, lideró el Programa Federal de Mujeres dentro de la agencia para asegurar igualdad de oportunidades
Mary Jackson, la primera ingeniera  negra en la NASA, lideró el Programa Federal de Mujeres dentro de la agencia para asegurar igualdad de oportunidades

La historia de estas mujeres salió a la luz luego de que la escritora Margot Lee Shetterly, hija de un investigador afroamericano del Centro de Investigación Langley de la NASA, en Virginia, publicara un libro titulado Hidden Figures sobre el cual se basó el film.

LEA MÁS:

Las tres lograron metas impensadas en tiempos donde todavía estaba vigente la segregación racial en los Estados Unidos. Además de los destacados avances de Johnson, su compañera Dorothy Vaughan consiguió ser la primera supervisora de los servicios de IBM en la agencia.

Dorothy Vaughan se especializó en el lenguaje de programación Fortran y fue nombrada supervisora de los servicios de IBM en la NASA
Dorothy Vaughan se especializó en el lenguaje de programación Fortran y fue nombrada supervisora de los servicios de IBM en la NASA

Por su parte, Mary Jackson fue la primera mujer negra en recibirse y trabajar como ingeniera aeroespacial de los Estados Unidos. Para poder estudiar en Hampton, por ese entonces una universidad "sólo para blancos", tuvo que hacer un pedido especial ante la Justicia.

LEA MÁS:

Johnson tiene 98 años y vive en Hampton. En 2015, Obama le entregó la medalla presidencial de la Libertad, la condecoración más grande para un civil. También fue incluida el año pasado en la lista de las cien mujeres más influyentes del mundo, que elabora la BBC.

A su vez, el edificio del Langley Research Center de la NASA, que fue inaugurado en 2009, por el aniversario del vuelo de Alan Shepard, recibió su nombre.

LEA MÁS: