Los cerdos creados sin los retrovirus que afectan a los humanos (MS)
Los cerdos creados sin los retrovirus que afectan a los humanos (MS)

La expectativa de vida en todos los países del mundo creció en las últimas décadas. Y cada año crecen más los pedidos de órganos para pacientes que esperan un transplante.

En la Argentina, el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI) es el organismo que impulsa, normaliza, coordina y fiscaliza las actividades de donación y trasplante de órganos, tejidos y células. Y en su página web contabiliza más de 7.900 pedidos de órganos hasta ayer. Pero por año solamente se logra traspantar en el país a unas 1.200 a 1.500 personas. Es decir, faltan órganos.

Durante muchos años se soñó con la posibilidad de trasplantar un órgano procedente de un animal a un ser humano, gracias a la similitud anatómica y fisiológica entre los cerdos y nuestra especie.

La técnica CRISPR-Cas9 permite editar el mapa del genoma humano
La técnica CRISPR-Cas9 permite editar el mapa del genoma humano

Pero un estudio publicado en la revista Nature Medicine mostró que un tipo de virus presentes en el genoma porcino, denominados retrovirus, eran capaces de infectar células humanas en el laboratorio.

Rápidamente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó del miedo a transmitir patógenos de una especie a otra mediante este tipo de trasplantes, en el contexto de la crisis de las vacas locas y de la pandemia mundial de sida, y otros desconocidos potenciales infecciosos.

Novedad científica

Ahora, un grupo de científicos de EEUU y China, liderado por el prestigioso científico George M. Church, de la Universidad de Harvard, logró desactivar estos peligrosos virus del genoma de células procedentes de cerdos, para luego ser aptos en un posible trasplante a humanos.

Su trabajo, publicado hoy en la revista Science, empleó la novedosa técnica de CRISPR-Cas9 para borrar los llamados retrovirus endógenos porcinos (PERV) del ADN porcino. En particular, los investigadores mapearon los lugares del ADN donde podían encontrarse esta clase de virus. Sus resultados mostraron que había retrovirus en veinticinco sitios genómicos de las células porcinas analizadas, llamadas fibroblastos.

Los resultados presentados son un paso más importante, ya que suponen la eliminación de los retrovirus porcinos del genoma de animales vivos, un avance similar al conseguido hace unas semanas, cuando otro grupo de científicos borró el VIH del genoma de células y animales gracias a la técnica de la edición genómica.

Científicos se encuentran en los albores de nuevas técnicas genéticas (iStock)
Científicos se encuentran en los albores de nuevas técnicas genéticas (iStock)

"Es el primer trabajo que anuncia la producción de cerdos libres de retrovirus endógenos porcinos", dice Luhan Yang, autor del estudio y cofundador de la compañía biotecnológica eGenesis. "La investigación supone un importante avance para el abordaje de las cuestiones de seguridad relacionadas con la transmisión de virus entre especies. Nuestro equipo seguirá diseñando una cepa de cerdos libre de PERV para conseguir xenotrasplantes seguros y efectivos", afirma el científico.

Su equipo desarrolló una estrategia para editar el genoma de células primarias gracias a CRISPR. Una vez logrado este hito, produjeron embriones porcinos cuyo genoma no contenía rastro de los retrovirus mediante una técnica denominada transferencia nuclear de células somáticas. A continuación, los investigadores implantaron los embriones en el útero de diecisiete animales y, tras meses de gestación, nacieron treinta y siete cerditos libres de virus. Al día de hoy quince puercos continúan vivos, según el artículo, y el animal más viejo tiene cuatro meses de edad.

Los cerditos son los primeros animales hasta la fecha que han nacido sin rastros de virus endógenos en su ADN. A pesar de este importante avance en biomedicina, los investigadores quieren determinar si la edición genómica provoca efectos a largo plazo sobre la salud de los animales.

Aunque no existe por el momento evidencia de que los retrovirus realmente pudieran infectar a los humanos una vez que se hubiese realizado un xenotrasplante, lo cierto es que el riesgo observado en experimentos celulares frenó en seco la posibilidad de llevarlos a cabo hacia finales de los noventa.

El sistema CRISPR-Cas9, que ya había demostrado su potencial para borrar posibles retrovirus en el genoma de diferentes líneas celulares, nos acerca ahora a una posibilidad inimaginable hace dos décadas.

LEA MÁS: