El viceministro de Asuntos Legales e Internacionales del gobierno de Irán, Abbas Araghchi, aseguró en las últimas horas que su gobierno está listo para trabajar con Interpol "para resolver el caso" del atentado en la sede de la AMIA, la bomba que el 18 de julio de 1994  dejó 85 muertos y cientos de heridos. Entre otros puntos, el funcionario de Irán aseguró que el caso AMIA "tiene intereses políticos" por detrás y cuestionó la influencia de Israel.

Frente a este nuevo ofrecimiento, el primero desde el frustrado Memorándum  de Entendimiento que firmó la ex presidenta Cristina Kirchner y difundido por el sitio Al Monitor, la AMIA rechazó cualquier instancia de "negociación" y las "dilaciones" para esclarecer las responsabilidades del atentando.

A través de un comunicado, ratificó que "poner a disposición de la justicia argentina a los acusados por la voladura de la AMIA es la única instancia posible de colaboración que esperamos de la República Islámica de Irán".

"La única cooperación formal que la Argentina puede aceptar es que las personas requeridas por Interpol, y los demás imputados, comparezcan ante el Poder Judicial con todas las garantías del debido proceso que establece nuestra Constitución Nacional", agregaron las autoridades de la mutual israelita.

Agustín Zbar, presidente de la AMIA
Agustín Zbar, presidente de la AMIA

El memorándum con Irán fue firmado en 2013 por el gobierno de Cristina Fernández con el de Irán, el país acusado de haber promovido el atentado. El acuerdo establecía que el juez de la causa AMIA, Rodolfo Canicoba Corral, y el fiscal fallecido Alberto Nisman podían viajar a Irán para indagar a los acusados, pero al mismo tiempo fijaba la creación de una Comisión de la Verdad, integrada por juristas de Argentina, Irán y países invitados, para analizar el estado de la causa.

Con relación a la posición del gobierno de Irán, el titular de AMIA, Agustín Zbar, aseguró que "ha demostrado una total falta de compromiso para contribuir a esclarecer el atentado, protegiendo políticamente a los imputados y negando las evidencias. Por otro lado, jamás han contestado ninguno de los exhortos diplomáticos librados en la causa durante años, lo cual evidencia su sostenida falta de voluntad en colaborar con la investigación".

"Deben ahora cambiar su actitud y afrontar las pruebas. En la búsqueda de Justicia por el peor ataque terrorista que sufrió el país, no aceptamos ninguna negociación y rechazamos todas las dilaciones", finalizó el texto.

LEA MÁS