Pablo Torrecilla y su primo y socio, Gustavo Díaz, cumplieron el sueño de crear una empresa con impacto social: "R.E." (Reciclados Esquel). Pero no conformes con eso y a pesar del tiempo y esfuerzo que les consume su nueva empresa, reservan espacio y energías para ayudar a otros, del modo que también alguna vez los ayudaron a ellos.

Hoy, – mientras siguen avanzando en el crecimiento de R.E. – integran también una comunidad de emprendedores de Esquel que se unieron en una mesa de actores locales, impulsada por el programa "Ciudades para Emprender" del ministerio de Producción de la Nación.

Desde allí, todos trabajan juntos para promover una cultura emprendedora en su comunidad y para desarrollar un ecosistema federal sustentable y sostenible, mediante la articulación del sector público y actores locales.

La idea es que más emprendedores se animen a perseguir sus sueños y a seguir avanzando.

¿Cómo comenzaron? ¿Qué hizo que se animen a tomar el camino emprendedor? Una suma de cosas: "Primero, son muchas ganas de llevar adelante un idea que sabíamos que iba a ser innovadora en la región y que iba a tener cierto impacto. Queríamos generar industria en un lugar tan particular como es Esquel que, en 2003, le dijo "no" a la megaminería y cerró un poco las puertas a la industria en general. Es por eso que estar en un emprendimiento que trabaja con residuos, con fuerte impacto ambiental y además hacer industria a partir de eso es una motivación muy grande".

Hacia el futuro, Pablo y Gustavo, se focalizan en el crecimiento de la empresa que vieron nacer. "Queremos consolidarnos como Pyme y trabajar con otros emprendedores locales para poder darle valor agregado a las placas que fabricamos y poder tener una variedad de productos que ayuden a darle un fin útil a los residuos que lanzamos los humanos a la naturaleza".

#SeguíAvanzando