Paolo Rocca, número uno de Techint, será el nexo entre el Gobierno argentino y las grandes petroleras norteamericanas
Paolo Rocca, número uno de Techint, será el nexo entre el Gobierno argentino y las grandes petroleras norteamericanas

Mauricio Macri participará el miércoles de la inauguración de una planta que demandó muchos millones de dólares y generará una gran cantidad de puestos de trabajo. Pero esta vez no será una fábrica automotriz en El Palomar, ni una compañía avícola en el interior o una empresa de helicópteros en Saladillo. El Presidente será la figura invitada en el acto de corte de cinta inaugural nada menos que en Houston, Texas, la meca del petróleo estadounidense.

Se trata de una megainversión realizada por el grupo Techint. En total fueron USD 2.000 millones para la construcción de una fábrica que producirá tubos de acero sin costura para la industria de petróleo y gas no convencional. Y generará más de 1.500 puestos de trabajo en los Estados Unidos.

Allí lo estarán esperando al Presidente el número uno del emporio siderúrgico, Paolo Rocca (su patrimonio asciende a los USD 4.300 millones según Forbes), junto con Daniel Novegil, el CEO de Ternium. Y Macri asistirá acompañado por toda la delegación que horas más tarde llegará a Washington, entre ellos el ministro de Producción, Francisco "Pancho" Cabrera y la canciller Susana Malcorra. Como símbolo de apoyo a la gestión macrista, la reunión de directorio de Tenaris que se realiza trimestralmente en Luxemburgo se realizará esta semana en Houston.

Pero además los funcionarios argentinos también visitarán las oficinas de la compañía norteamericana Dow en Texas. Se trata de una de las empresas que comprometió inversiones para Vaca Muerta junto con YPF para la explotación de "shale gas".

Las empresas norteamericanas lideran los anuncios de inversión en la Argentina. Y el sector de petróleo y gas es el favorito

Además, Macri mantendrá un encuentro con los más importantes petroleros norteamericanos, junto a los principales jugadores del negocio en la Argentina. Estas actividades podrían ser tanto o más decisivas para el posicionamiento del país a la hora de captar inversión extranjera que incluso el encuentro con Donald Trump 24 horas más tarde en Washington.

Para conseguir inversiones norteamericanas en la Argentina, el Gobierno mostrará que las empresas argentinas también realizan apuestas fuertes en los Estados Unidos. Tenaris es, en la práctica, la compañía más multinacional de origen argentino. Ya en 2006 había comprado la fabricante de tubos norteamericana Maverick, en más de u$s 3.000 millones. La otra gran empresa multinacional nacida localmente ya es del rubro tecnológico y se trata de Mercado Libre, líder en el comercio electrónico a nivel regional.

Techint es la empresa que más fuerte invirtió en los Estados Unidos, abasteciendo al mercado petrolero. Macri quiere aprovecharlo para convocar a invertir en energía

Podría decirse que Macri está en el lugar justo en el momento justo si se trata de captar inversiones extranjeras. Un informe divulgado por Infobae detalló que de los USD 58.600 millones de intención de inversiones que se anunciaron desde que asumió el Gobierno de Cambiemos, 12% proviene de los Estados Unidos. Las empresas norteamericanas lideran el ranking, obviamente detrás de las propias compañías argentinas. Y además el rubro que está al tope es petróleo y gas, con 30 proyectos de inversión anunciados por casi USD 10.000 millones.

El Gobierno busca no sólo convencer a los inversores para que vengan a la Argentina por buena voluntad, sino además con la consigna de "predicar con el ejemplo". Es decir que además de pedir que confíen a la hora de hacer negocios en el país, las empresas argentinas también son capaces de realizar grandes apuestas en los Estados Unidos. Schlumberger, la principal compañía de servicios petroleros del mundo, acaba de anunciar inversiones  por USD 390 millones y Chevron fue una de las pioneras en ingresar en Vaca Muerta. Ambas tienen sus principales oficinas comerciales a nivel global en Houston.

Pero el camino recién arranca. Todavía las inversiones reales están lejos de haber despegado. La Argentina sigue en el sexto puesto de la región en lo que a inversión extranjera se refiere. El objetivo que se impuso la Agencia de Inversiones que dirige Juan Procaccini es que ese nivel salte de los USD 6.000 a los USD 25.000 millones por año. Esos fondos no sólo generarían una gran cantidad de puestos de trabajo, sino que además sentarían las bases para alcanzar el ansiado crecimiento sostenido.

Por ahora el panorama es otro: la Argentina recibe muchos dólares pero de otro origen. La mayor parte proviene de las colocaciones de deuda que realizan tanto el Gobierno como las provincias. Y además sigue aumentando el volumen de divisas que apuesta por ganancias de portafolio, es decir aprovechando las altas tasas de interés que ofrece el mercado local. Ese volumen supera todavía ampliamente al de los dólares que entran para realizar apuestas de largo plazo.