El ministro de Energía, Juan José Aranguren, en la conferencia de prensa. (Télam)
El ministro de Energía, Juan José Aranguren, en la conferencia de prensa. (Télam)

La luz volverá a aumentar a partir del 1 de febrero. El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, anunció en una conferencia de prensa la suba para los usuarios residenciales de Edenor y Edesur, luego de las audiencias públicas del año pasado.

El aumento se va a dividir en dos tramos en febrero y marzo para los 4,7 millones de usuarios en Capital Federal y Gran Buenos Aires, para que el impacto no recaiga en un solo mes, tanto en el bolsillo como en la inflación que mide el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

De acuerdo a una serie de ejemplos difundidos por el ministro de Energía, Juan José Aranguren, y el secretario de Energía Alejandro Sruoga, para los usuarios residenciales de estas empresas que operan Capital Federal y el Gran Buenos Aires, el aumento será de entre 60% y 148% a partir de marzo. "Buscamos una opción gradualista para que quienes consumen más tengan un mayor aumento", aseguró el ministro ante una consulta de Infobae.

La factura promedio mensual para los usuarios con consumos de hasta 150 kWh al mes pasará de los $ 131 de enero a $ 211 en marzo. Esto representa un alza del 61%: un 16,8% en febrero (22 pesos) y un 37,9% en marzo (58 pesos).

Para entender cómo se moverán las tarifas es necesario tener en cuenta distintos factores. El precio final que pagan los usuarios está compuesto por el costo estacional (generación y transporte), el valor agregado de distribución e impuestos.

La suba del costo estacional, que significa el 27% del total de la boleta e impacta en toda la Argentina, tendrá un ajuste desdoblado para los particulares. En febrero pasará de $320 por megawatt hora (MWh) a $400. Y en marzo saltará hasta los $640 MWh. En el caso de las grandes industrias llegará hasta los $1070 MWh.

En el caso de los usuarios de Capital Federal y Gran Buenos Aires (Edenor y Edesur), para llegar al nuevo precio final hay que sumarles las subas en la distribución dispuestas por el Ministerio de Energía. En el resto del país dependerá de lo que dispongan gobiernos provinciales y -en algunos casos- municipales.

"Estamos en un proceso de normalización del precio mayorista de la energía eléctrica enfocando los subsidios en aquellos que lo necesitan. Y, cumpliendo con el marco reglamentario, nos aseguramos que se pueda recuperar en la tarifa el costo económico de generación", informó Aranguren en conferencia de prensa.

El nuevo esquema incluye premios para los usuarios que ahorren energía con respecto a sus consumos de 2015 y mantiene la tarifa social para los sectores más vulnerables, aunque con un aumento de 35 por ciento.

El ministro informó que el aumento de precios fue consensuado con el gabinete de ministros para cumplir con la pauta anual de inflación prevista en el Presupuesto, entre 12% y 17 por ciento. No obstante adelantó que es probable que en el segundo semestre de 2017 haya una nueva actualización de las tarifas en virtud de "la situación económica del país".