(AP)
(AP)

La economía se convirtió en el principal dolor de cabeza del primer año de gestión de Mauricio Macri. Los brotes verdes esperados para el segundo semestre nunca florecieron y así lo demuestran diversos indicadores, incluso los oficiales. En las últimas horas se conocieron dos cifras que confirmaron las presunciones de los analistas: la industria y la construcción, motores de la actividad, no levantan cabeza.

La producción industrial en octubre cayó 8% en forma interanual con bajas generalizadas en todos los sectores, según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). Con este retroceso, la actividad fabril sumó nueve meses consecutivos de contracción, afectada en su mayoría por la menor actividad en compañías de los sectores alimentario y automotriz.

En octubre de 2015, según datos del INDEC intervenido por el gobierno de Cristina Kirchner, el EMI registró una caída de un 2,6 por ciento. El analista añadió que "las empresas continúan reacomodando sus niveles de stocks para ajustarse a una demanda interna que no despega y una coyuntura internacional poco favorable".

"Todas las ramas de (la) actividad muestran contracción, destacándose la 'Alimenticia' y la 'Automotriz' por su peso en el índice", afirmó Horacio Larghi, de la consultora Invenómica.

Para la industria, el de octubre fue el retroceso mensual más profundo del año

Entre las bajas destacadas figuró el rubro textil, con una merma interanual de 26,7%; y el automotriz, con una retracción de 19,1 por ciento.

Construcción

La construcción fue uno de los sectores más golpeados. Otro informe del Indec registró que la actividad cayó un 19,2% en la medición interanual a octubre.

El dato del acumulado durante los primeros diez meses del año en su conjunto registra una disminución de 13,5% con respecto a igual período del año 2015.

"No se ven cambios significativos en los principales rubros (…) que hagan esperar una sólida recuperación en los niveles de producción para el último trimestre del año", indicó un reporte de la consultora Orlando Ferreres & Asociados.

En cuanto a la información sobre los puestos de trabajo registrados en la construcción en el sector privado, referida a empleos sobre los que se efectúan aportes y contribuciones al sistema previsional, el INDEC apuntó que este indicador registró en el mes de septiembre pasado una suba de 0,7% con relación al mes anterior. Por su parte, con respecto al mismo mes del año pasado, el dato de septiembre de 2016 registró una baja de 11,2 por ciento.

La producción de cemento se desplomó 13,9% interanual el mes pasado y acumula una baja de 11,7% en 2016 en comparación con el mismo período de 2015.

"Distintos productos minerales no metálicos destinados a la actividad de la construcción muestran bajas en el consumo interno como pisos y revestimientos cerámicos (-21,7%), ladrillos huecos (-19,1%), artículos sanitarios de cerámica (-18,2%) y placas de yeso (-5,7%)", explicó el informe difundido por el organismo oficial.

En busca de una reacción

Con el objetivo de calentar la economía, el Gobierno apunta a impulsar el consumo. Es por ello que avaló el pago de bonos de fin de año en la actividad privada y otorgó una compensación por inflación a los trabajadores del Estado.

El Ejecutivo acordó además aumentar el desembolso de pesos para las organizaciones sociales con la declaración de la Emergencia, que contempla fondos por $30 mil millones para los próximos tres años.

A la par envió al Congreso un proyecto para discutir un nuevo diagrama del Impuesto a las Ganancias, que les permitirá a los trabajadores mejorar sus ingresos.

Como contrapartida recibió fuertes críticas por el aumento del gasto y los inconvenientes que podrían generar estas políticas en la balanza fiscal.