El Foro de Inversiones en la Argentina aún arrastra sus efectos expansivos (Télam)
El Foro de Inversiones en la Argentina aún arrastra sus efectos expansivos (Télam)

La Argentina sigue atrayendo a grandes CEO del planeta, como Ana Botín, dueña del Banco Santader de España, y principal accionista del Santander Río de la Argentina, quien fue recibida por el presidente Mauricio Macri, y le ratificó el plan de inversiones por $20.000 millones en los próximos cuatro años y le anunció el lanzamiento de una línea de crédito para pymes exportadora a tasas de 2 a 6% anual en dólares, como el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, quien invitó al mandatario argentino a sellar una alianza estratégica bilateral, con el eje en el comercio y las inversiones, después de 57 años de virtual distanciamiento entre los dos países.

El fenómeno se manifiesta en el constante anuncio de las grandes empresas extranjeras radicadas en el país, y en menor medida, de las netamente nacionales, de notables programas de inversión para el cuatrienio 2016 a 2019. Aunque luego del singular salto que tuvieron en la semana de septiembre con la realización del Mini Davos en Buenos Aires, como se bautizó al Foro de Inversiones y Negocios de la Argentina, que determinó en el mes un total de planes por USD 13.700 millones, en octubre se desaceleró a USD 6.688 millones, y en noviembre, a dos días de cerrar el mes se atenuó en USD 5.300 millones.

El promedio del mes fue de USD 177 millones por día, inferior a los USD 216 de octubre, pero mucho más intenso que la media de los primeros ocho meses, que fue de unos USD 135 millones.

El llamado a licitación del programa Renovar, de energías renovables, explicó casi 2 de cada 5 dólares de anuncios de inversiones en noviembre

El llamado a licitación del programa Renovar, de energías renovables, explicó casi 2 de cada 5 dólares de anuncios de inversiones en noviembre, con un total de USD 1.940 millones; seguido de cerca por los planes vinculados con obras en el área del transporte, almacenamiento y comunicaciones, que ascendió a USD 1.440 millones, y en menor medida sumaron las áreas de construcciones USD 500 millones; actividad minera y otras industrias extractivas USD 385 millones, y en menor medida industria manufacturera USD 270 millones; comercio USD 210 millones; agro USD 150 millones e intermediación financiera USD 140 millones.

Lenta maduración, algunas de sus causas:

Y si bien los anuncios de inversión se mantienen a buen ritmo, en particular en comparación con la dinámica de los primeros ocho meses de Gobierno, los analistas advierten cierta lentitud en el ritmo de ejecución y hasta demoras en su puesta en marcha.

Al parecer, se pueden identificar, al menos, nueve factores que explican el retraso del paso del anuncio a su efectiva puesta en marcha:

1. Los grandes planes de inversión se caracterizan por alguna demora natural desde que se toma la decisión y se ponen en marcha, por cuestiones operativas y de financiamiento con capital propio y de terceros, que puede llegar a demorar entre 6 y 9 meses, promedio;

2. La incertidumbre que genera un escenario económico interno donde líderes de fuerzas de oposición alertan por el fracaso de la política económica y vaticinan hasta el colapso;

LEA MÁS:

3. Proyectos de ley de aumento de la presión tributaria para financiar la suba de mínimo no imponible de Ganancias de los trabajadores asalariados y autónomos;

4. Reclamos de los industriales de mayor baja del costo del dinero, clave para poner en marcha planes de inversión que requieren el uso de financiamiento interno;

5. La incertidumbre que genera la ausencia de propuestas para definir nuevos marcos regulatorios de los servicios públicos;

En la 22ª Conferencia Industrial Argentina los empresarios plantearon un decálogo de reclamos al Gobierno (Nicolás Stulberg)
En la 22ª Conferencia Industrial Argentina los empresarios plantearon un decálogo de reclamos al Gobierno (Nicolás Stulberg)

6. El atraso cambiario que genera la combinación de una política fiscal claramente expansiva, pese al abultado déficit fiscal, y una política monetaria astringente y, por tanto, de altas tasas reales de interés, aunque en una intensidad sustancialmente menor que al comienzo del año;

7. La creciente capacidad ociosa en los establecimientos industriales pone un freno natural al anuncio de inversiones vinculadas con aumento de la capacidad productiva, sólo se limitan a acciones destinadas a elevar la productividad de los factores de producción;

8. Presión sindical por una ley antidespidos;

9. Alta litigiosidad judicial por supuestos accidentes de trabajo, pese a que se han reducido notablemente los siniestros y mejorado sustancialmente los programas de prevención de las empresas y del sistema de ART.

Mientras ese listado de reclamos e incertidumbre que observan los empresarios no comiencen a despejarse con acciones concretas para superarlos, el cronómetro de los anuncios de inversiones productivas seguirá sumando, pero no se corresponderá con la esperada lluvia de dólares para inversión efectiva, clave para generar empleos genuinos y reducir la pobreza.