La práctica es cada vez más común en los comercios de la ciudad de Caracas.
La práctica es cada vez más común en los comercios de la ciudad de Caracas.

Las escenas en las calles de Caracas, la capital de Venezuela, traen recuerdos de las peores épocas de hiperinflación en el país durante el siglo pasado. Y es en las transacciones diarias donde la realidad deja en evidencia el escaso valor que tiene el bolívar, la moneda local.

Muchos comerciantes han dejado de contar los billetes que reciben de sus clientes y directamente usan balanzas para pesarlos. La imagen puede resultar insólita y no se ve en todo el país, pero prácticamente con cualquier producto la pila de billetes se empieza a formar. Es que la moneda está tan devaluada que para hacer las compras se necesitan demasiados bolívares.

El billete de mayor denominación es de 100 bolívares fuertes y equivale a 5 centavos de dólar en el mercado negro. Y este no es el único factor que incide en esta inusual práctica: según los economistas, el país finalizará este año con una inflación del 740% interanual.

"Es triste. A esta altura, pienso que el queso vale más", aseguró Humberto Gonzalez, un comerciante de Caracas, la capital desde donde gobierna el presidente Nicolás Maduro. En diálogo con la agencia Bloomberg, aseguró que usa la misma balanza para pesar sus productos y los bolívares. Y para algunos comercios, es muy caro instalar un "Posnet".

El billete de 100 bolívares fuertes es el de mayor denominación en Venezuela. (iStock)
El billete de 100 bolívares fuertes es el de mayor denominación en Venezuela. (iStock)

Adiós a las billeteras

El dueño de un kiosco que vende cigarrillos y periódicos vuelve a su casa todos los días con una bolsa de plástico repleta de billetes que suman 100.000 bolívares (unos USD 52), la ganancia de una jornada normal. Lo que más se vende son los cigarrillos, que subieron de 250 a 2.000 bolívares. Tan sólo un paquete equivale a 20 billetes de mayor valor.

"Todo Caracas es inseguro. Los clientes ya llegan a hacer las compras con los billetes contados", dice el comerciante de 42 años, en diálogo con The Washington Post. 

Del lado de los consumidores, las billeteras parecen objetos del pasado a la hora de llevar dinero o hacer las compras. Los venezolanos llevan los bolívares en bolsos, mochilas y hasta en cinturones especiales con compartimentos para guardar dinero.

Los límites para retirar dinero de los cajeros se suman como otro problema, y rápidamente se quedan sin bolívares. La reposición que antes se hacía en días, ahora se tiene que realizar cada tres horas. Es que retirar 5 dólares equivale a al menos 100 billetes.

Sin embargo, Venezuela está sumergida en una crisis económica grave, y la respuesta del Gobierno fue imprimir más y más dinero. La economía del país caribeño está basada en la producción de petróleo, y todo funcionó bien cuando el precio del barril superaba los 100 dólares. Ahora por debajo de los USD 50, el impacto es enorme.

Se estima que el Gobierno tomará la decisión de emitir billetes de hasta 20.000 bolívares desde febrero, para solucionar (en parte) este problema.