Se terminó la paciencia para los hinchas el Lille para con el equipo y con Marcelo Bielsa, a los que despidieron con silbidos tras la derrota de hoy ante el Caen (0-2) en condición de local, lo que determinó la segunda caída en tres partidos de la Liga de Francia.

Lo que hasta hace 15 días era sólo admiración, hoy se transformó en nerviosismo. El equipo, que había debutado en la Liga con un 3 a 0 que tuvo algunos pasajes de buen fútbol, luego cayó por el mismo marcador en la segunda fecha y hoy repite ante Caen (goles de Damien Da Silva a los 5 minutos y de Iván Santini a los 69) para sumar apenas tres de nueve en un comienzo benevolente desde el punto de vista del nivel de los rivales a los que enfrentó el Lille.

(AFP)
(AFP)

Apenas el equipo se retiraba del Estadio Pierre-Mauroy los hinchas hicieron tronar sus silbidos por la decepción de haber perdido un partido importante. No fue solo el resultado lo que cansó a los simpatizantes sino el despliegue de sus jugadores, esa demostración de fútbol que tanto se espera y no llega.

Con el resultado de hoy Les Dogues quedaron anclados en la 14° posición de la tabla a la espera del partido por la cuarta fecha de la Liga que jugarán el próximo 27 de agosto ante Angers. Para entonces el entrenador rosarino habrá de hacerse notar en busca de la demostración de actitud que necesita de parte de sus jugadores para evitar alejarse mucho más de su principal objetivo que es, al menos, ingresar a la Europa League.

LEA MÁS: