(Reuters)
(Reuters)

Todos los ojos estaban puestos de él. Los flashes de las cámaras también lo tenían como objetivo primordial. Sin embargo, Usain Bolt, el hombre más veloz de la historia, no pudo terminar la última carrera de su exitosa trayectoria.

En la posta 4×100 masculina del Mundial de Atletismo de Londres, Bolt corrió en el último lugar del equipo de Jamaica y, tras recibir el testimonio, sufrió una lesión en la pierna izquierda que le impidió completar la prueba. Su abandono generó la desazón de los fanáticos del deporte, que esperaban verlo consagrado en su despedida como profesional.

Pero la imagen más triste en el último día de Bolt como velocista fue la de los asistentes intentando retirarlo de la pista en silla de ruedas. En un principio, se pensó que la dolencia era seria, pero el jamaiquino prefirió no aceptar la ayuda, se levantó y salió caminando junto a sus compañeros de equipo.

(Reuters)
(Reuters)

En la final de relevos 4×100, Gran Bretaña obtuvo el primer lugar, mientras que Estados Unidos y Japón completaron el podio.

LEA MÁS: