Télam Foto: José Romero/ddc
Télam Foto: José Romero/ddc

Este lunes, el plantel dirigido por Guillermo Barros Schelotto volvió a la actividad luego de la goleada sobre Aldosivi por 4-0 en Mar del Plata. La sorpresa la dio Christian Mayo, un camerunés de 17 años, quien se entrenó a la par de los jugadores de Primera en Casa Amarilla. Esta joven promesa cuenta con la chance de formar parte de la gira de pretemporada por Estados Unidos que realizará Boca en el receso.

Con el foco puesto en el choque frente a Olimpo en Bahía Blanca el próximo miércoles, el entrenador sorprendió al incluir al joven africano categoría 1999 en los ensayos.

La historia de Mayo es una de esas que no abunda en el fútbol argentino. Con 1,86 metros de altura, el chico arribó al club de la ribera a mediados de 2016 con la intención de jugar en uno de los equipos más grandes del continente.

Su condición física y su gran rendimiento como volante central en los equipos de inferiores y en la Reserva llevaron a que el Mellizo considere seriamente sumarlo a la próxima gira que hará el plantel por América del Norte una vez finalizado torneo. Claro que Mayo antes deberá cumplir la mayoría de edad, para poder firmar contrato con el cuadro azul y oro.

El joven forma parte del período de adaptación, no maneja bien el español y vive en la pensión que se encuentra a metros de la Bombonera. Su familia en tanto se encuentra en Camerún.

LEA MÁS: