Martin Vulcano Stolbizer (mvulcano@infobae.com)

Después del golpe recibido en el Superclásico Boca se presentó en el Alberto J Armando con la obligación de ganar para espantar a los fantasmas que amenazan con robarle el campeonato. La tarea no parecía sencilla, dado que su rival también buscó redimirse de la derrota frente a Rosario Central con una dura propuesta basada en un bloque defensivo compuesto por ocho hombres y los contragolpes comandados por Maxi Rodríguez y Nacho Scocco.

El regreso de Wilmar Barrios le dio equilibrio al Xeneize, y la efectividad de Darío Benedetto le devolvió la sonrisa a Guillermo Barros Schelotto. El ex Arsenal recibió una asistencia del colombiano, giró para sacarse a su marca de encima e improvisó un remate rasante que dejó sin posibilidades a Luciano Pocrnjic. El golazo hizo delirar a la Bombonera con un grito de desahogo, dado que las intervenciones de la Fiera y Formica habían encendido las alarmas en el área de Rossi.

En el complemento el dueño de casa mantuvo el dominio y la posesión, pero como el resultado era muy ajustado no podía confiarse. Una exquisita habilitación de Fernando Gago para Cristian Pavón pudo liquidar el pleito, pero el cordobés falló ante el arquero. Otra ocasión clara para cerrar el duelo fue el cabezazo que impactó Fernando Tobio que se fue a centímetros del palo. Los del Mellizo merecían más, pero no lograban concretar sus oportunidades.

Los cambios de Diego Osella no incidieron en la actuación rosarina y la polémica expulsión que recibió Jacobo Mansilla disminuyó considerablemente las chances de la hazaña leprosa. Además, como el encuentro se desarrolló en la zona rojinegra, las probabilidades de un nuevo gol se teñían de azul y oro.

Una intervención de Junior Benítez generó lamentos en las tribunas, dado que el ex Lanús desperdició la acción con un disparo desviado. Por errores ajenos Newell´s seguía vivo en su visita porteña.

Con la victoria Boca llegó a los 52 puntos para soñar con la corona. San Lorenzo, su principal perseguidor con 46, deberá vencer a Aldosivi para no alejarse de la pelea, mientras que River (45) tendrá que confirmar su gran presente frente a Gimnasia en La Plata.


Estadio: Bombonera
Árbitro: Germán Delfino

POSICIONES