Matías Almeyda dio sus primeros pasos como entrenador en River, al que devolvió a Primera División tras la frustración de descender como jugador. Fue criticado y probó suerte en Banfield, donde también ascendió. Hace dos años fue contratado por las Chivas de Guadalajara y su trabajo sigue dando frutos. Ahora, se consagró en la Copa MX Clausura 2017.

El Pelado ya había obtenido este título el año en que arribó a tierra azteca y ahora repitió, tras la victoria en los penales frente al Morelia en el estadio Omnilife de Zapopan (además alzó la Supercopa MX en 2016). Lideró el grupo 6 de la competición dejando en el camino a Atlante y Venados y más tarde eliminó a Correcaminos en octavos, Juárez en cuartos y Monterrey en semifinales.

Cabe destacar que su rival en el encuentro decisivo que culminó 0 a 0 en tiempo reglamentario jugaron el argentino Facundo Erpen y el uruguayo Sebastián Sosa. Y hay que tener en cuenta que la entidad de Guadalajara solamente posee futbolistas de nacionalidad mexicana en el plantel.

Durante los festejos, no faltaron los mariachis tocando a espaldas del técnico argentino, quien posó con la copa en el campo de juego.

A tres jornadas para el final de la liga MX, Chivas está segundo junto al Tijuana, a un punto del líder Toluca. Los primeros ocho conjuntos accederán a los cuartos de final. Almeyda sueña con bordar otra estrella en la camiseta de los de Jalisco, con motivo de un trofeo que se les niega desde 2006.

LEA MÁS: